sábado, 27 de marzo de 2010

JESUS DE PERCEVAL: "LO PROVICIAL NO ES SINÓNIMO DE INCULTO"


Jesús Pérez de Perceval del Moral, más conocido como Jesús de Perceval, es uno de los artistas almerienses más importantes del siglo XX. La ciudad de Almería lo vio nacer, crecer y morir entre 1915 y 1985.

Este pintor y escultor se formó entre la Escuela de Artes y Oficios de Almería y la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando en Madrid. A partir de la década de los 40, y junto a otros artistas e intelectuales de Almería como Celia Viñas, Juan Cuadrado, José Gómez Abad, Miguel Cantón Checa o Francisco Capuleto, funda el movimiento indaliano.

Perceval abanderó este peculiar movimiento cultural almeriense el cual se inspiraba en las raices de esta tierra, ensalzando el caracter ancestral, mágico y espiritual de las culturas históricas y prehistóricas del sureste peninsular. El movimiento indaliano fue presentado en el Museo de Arte Moderno de Madrid en 1947, logrando una gran acogida por parte de la crítica, en especial de Eugenio d'Ors, el entonces Jefe Nacional de las Bellas Artes.

A parte de Madrid, Perceval rebasó las fronteras españolas para exponer en Munich, Roma, París, así como en diversas ciudades de Argentina, Chile y Bolivia. En 1951 participó en la I Bienal Hispanoamericana de Artes de Madrid, despertando gran expectación su obra La degollación de los inocentes:


Su obra pictórica estuvo influenciada por Ignacio Zuloaga, Giorgio de Chirico y Pablo Picasso. El estilo es claramente expresionista y queda marcado por lo oscuro de su cromática. Sin embargo, con el tiempo, Jesús de Perceval evolucionó hacia una iconografía más matizada y realista.

Basándose en una de las premisas y razones de la existencia del movimiento indaliano, la cual reivindicaba que lo provincial no es sinónimo de inculto, Perceval no salió demasiado de Almería. En resumidas cuentas, el almeriense se define como un pintor clásico con influencias del Mediterráneo, la naturaleza, la infancia, la historia y la prehistoria.

Por lo demás, Jesús de Perceval fue un gran conocedor de los estilos y tendencias del arte universal, trabajando también la escultura, la imaginería, la alfarería y la fotografía. Fuera de lo pictórico, son trabajos suyos el monumento a San Francisco Javier en Tokio, el retablo de la Piedad y la imagen de San Indalecio de la catedral de Almería, el retablo de la iglesia de Nuestra Señora del Rosario en Roquetas de Mar, la fuente de los Peces en Almería (foto siguiente), así como una importante colección de fotografías realizadas, especialmente, durante los años 50, cuando el pintor se acerca a otro ilustre artista almeriense: Carlos Pérez Siquier.

jueves, 25 de febrero de 2010

28 DE FEBRERO: LA VERDADERA HISTORIA (parte II)

No hace falta irse siglos atrás para ver un mapa de España distinto al actual. Basta con coger un libro de geografía de nuestros padres y veremos regiones distintas a las que estamos acostumbrados hoy día.

Tras la muerte de Francisco Franco en 1975 se inició un proceso de transición a la democracia por el cual quedaron legitimizados, entre otras cosas, los procesos de autogobierno. Comienza a forjarse la España de las autonomías, y las regiones del País Vasco y Cataluña fueron las primeras en redactar sus estatutos.

Las nuevas comunidades autónomas fueron surgiendo, por un lado, de las regiones ya existentes, como fueron los casos de Galicia, Asturias, Aragón, Comunidad Valenciana,... Pero por otro lado, aparecieron nuevas autonomías, como Cantabria o La Rioja, nacidas a raíz de que las provincias de Santander y Logroño decidieran segregarse de Castilla La Vieja.

Precisamente, Castilla La Vieja fue la protagonista de otro de los significativos cambios en el mapa de España al unirse -incomprensiblemente- con la región de León (provincias de Zamora, León y Salamanca) formando la grande e inviable comunidad autónoma de Castilla y León.

Por su parte, Castilla La Nueva perdió a Madrid, que se erigió como Comunidad del mismo nombre, pero ganó a Albacete, la cual hasta entonces había sido parte de Murcia. La más que nueva Castilla pasó a denominarse Castilla-La Mancha.


Y nos queda Andalucía... Las ocho provincias del sur de España fueron la tercera comunidad autónoma en dibujarse en el nuevo mapa democrático español. Meses después de que País Vasco y Cataluña aprobaran en sendos referéndums sus estatutos de autonomía, los políticos de la todavía no oficial Junta de Andalucía promovieron a toda prisa la votación popular del invento andaluz.

La principal diferencia entre Andalucía y las autonomías vasca y catalana era muy clara: en el País Vasco y en Cataluña se daba por hecha una voluntad de autonomía entre su población; en Andalucía, no. Así, lo que vascos y catalanes votaron fue la aprobación de un texto: el estatuto. Mientras, los andaluces se disponían a votar si querían o no el autogobierno.


El 143 y el 151.

Desde Sevilla (donde ya se frotaban las manos para ser la capital de la nueva comunidad) se habían proyectado dos caminos legales para alcanzar la autonomía: la del artículo 151 y la del artículo 143 de la Constitución Española.

El 151 era la vía más directa para los intereses pro-andalucistas: si en cada una de las 8 provincias andaluzas la mayoría votaba "sí" siendo el porcentaje de participación mayor del 50% del censo de votantes, se legitimaba la comunidad autónoma de Andalucía. De no ser así, y basándose en el artículo 143, habría que esperar 5 años para una nueva votación.

Si algo ha caracterizado a los andaluces pro-Blas Infante son las prisas. El dichoso "Padre de la Patria Andaluza" convocó una fracasada asamblea en 1933 por la cual había que sacar adelante la Andalucía de las ocho provincias sí o sí (pasará a la hitoria por su frase "hay que residenciar a las provincias disidentes", en referencia a Huelva, Jaén, Granada y Almería).

Casi 50 años después, durante la transición, los seguidores de sus ideales siguieron con la misma tónica. Primero, por convocar un referéndum para el que el pueblo andaluz ni estaba preparado ni había tenido tiempo de meditar. Y segundo, porque después de que la vía rápida para crear Andalucía (la del artículo 151) no funcionara, los andalucistas promovieron chanchullos y tejemanejes varios con tal de no esperar los cinco años que establece la ley para celebrar un nuevo referéndum.



Jaén: aquí se vota “por mis muertos”.

Para que la ratificación de la autonomía andaluza prosperara de acuerdo con los establecido en el artículo 151 de la Constitución (tal y como habían pedido los ayuntamientos de Andalucía), la mitad más uno de las personas censadas en todas y cada una de las provincias debería acudir a las urnas. Así pues, la abstención era un elemento activo a tener en cuenta, de hecho, hay que reconocer que los "síes" siempre ganaron ante los "noes", pero el tanto por ciento de participación fue el handicap durante este referéndum.

Durante la tarde-noche del jueves 28 de febrero, los andalucistas se llevaban la primera en la frente: ni en Jaén ni en Almería se había alcanzado la cifra requerida del 50 por ciento de electores. La forma precipitada de convocar el referéndum había jugado en su contra, ya que, entre otras cosas, no hubo tiempo de una actualización del censo. Esto quiere decir que se contó como abstención una buena parte de las personas fallecidas durante 1979.

De esta forma, durante la madrugada del 28 al 29 de febrero, se produjo la primera manipulación: el Ministerio del Interior corregía los censos de -única y exclusivamente- las provincias de Málaga, Granada, Jaén y Almería (o lo que es lo mismo: La Alta Andalucía).

Gracias a esta "limpieza", Granada aprobaba el proceso autonómico con un 52,62% de votos a favor mientras que Málaga lo hacía por los pelos: 50,77%. Sin embargo, en Jaén, pese a contar ya con una participación superior a la mitad, los "síes" se quedaban en un 49,35%.

Lo que más llamaba la atención en la tierra del ronquío era el alto porcentaje de votos nulos, sobretodo los consistentes en haber introducido dos papeletas con el mismo voto. Con la excusa de que las papeletas se adherían fácilmente unas a otras, estos votos fueron finalmente considerados como válidos. Tras esta nueva chapuza, en el segundo (y definitivo) escrutinio, Jaén alcanzaba el techo del 50%.




Almería: el auténtico pucherazo.

Por su parte, Almería dió de lleno la espalda al referéndum por la autonomía de Andalucía: la abstención en la provincia más alejada de Sevilla se fijó en cerca de un 54%. Bien es cierto que en algunos municipios se superó el 75% de la abstención, y en otros incluso no llegó a votar NADIE.

Así pues, ni eliminando a los facellidos del censo electoral, ni validando los votos considerados primeramente como nulos,... ni haciendo mil y una manipulaciones habría forma legal de incluir a Almería en Andalucía. De esta forma, la disidente legañosa bloqueaba el proceso autonómico andaluz.

Para solucionar esta situación hubo diferentes propuestas: desde volver a repetir el referéndum en Almería hasta la de hacer una lectura “forzada” del artículo 144 de la Constitución, según el cual, pese a no cumplir los requisitos, Almería podría ser incluída en la Comunidad Autónoma andaluza “por motivos de interés nacional”. Esta última opción comenzó a ser pactada por Rodolfo Martín Villa y Alejandro Rojas-Marcos. He aquí el primer ejemplo de un no-almeriense decidiendo por nosotros: Martín Villa, leonés y Ministro de Administración Territorial de la primera “era Suárez”. Y Rojas-Marcos, sevillano de ideales andalucistas y, en aquel momento, diputado del Partido Socialista de Andalucía.

Veintitrés de octubre de 1980. Habían pasado casi ocho meses desde el 28F y Andalucía todavía no existía. En Almería, la provincia responsable de que los andalucistas no descorcharan botellas de champán, el diputado de UCD Juan Antonio Gómez Angulo propuso una autonomía uniprovincial siguiendo el modelo de Cantabria o La Rioja. No era la primera vez que Gómez Angulo hablaba de algo diferente a una Almería andaluza: en 1978 ya había promovido una Región del Sureste formada por Almería y Murcia. Sin embargo, esta opción no fue del agrado de ninguna de las dos provincias, especialmente en la murciana, que se encontraba en proceso de constituirse como autonomía en solitario tras el “traslado” de Albacete a Castilla.
El bonito sueño de la Comunidad Autónoma de Almería duró poco, pues enseguida fue truncado por el “apaño” de Martín Villa y Rojas-Marcos... Los grupos políticos presentaron una proposición de ley por la que las Cortes Generales incorporaron a Almería a las otras provincias andaluzas "por motivos de interés nacional".

Un año más tarde, el 31 de Junio de 1981, se celebró el definitivo referéndum para aprobar el Estatuto. Meses después, el 11 de Enero de 1982 los andaluces tuvieron una nueva cita con las urnas, eligiendo a Rafael Escudero como primer presidente de la oficialmente constituida Junta de Andalucía.


28 años después.

¿En qué pensamos cuando se habla de Andalucía? Palmas, flamenco, feria, musho arte, arsa, pisha, kiyo y arriquitaun... ¿Representa esto a Almería y a los almerienses? La respuesta es clara y contudente: NO.

Desde Sevilla se ha construído una comunidad autónoma a su imagen y semejanza, privando a los almerienses de nuestra verdadera identidad cultural. Ahora en nuestra feria, las niñas llevan trajes de lunares; durante la Semana Santa, se escucha "¡al sielo con ella!", y el Carnaval de Almería (de grandísima importancia en su época) ha sido absorbido por el modelo gaditano...

El adoctrinamiento andaluz nos ha hecho creer que esta falsedad de región ha existido desde siempre. Incluso la han llegado a denominar de forma oficial como "realidad nacional". Mejor no hagamos un balance en infraestructuras porque sería para echarse a llorar... Tras la Exposición Universal de Sevilla en 1992, el Gobierno español dotaba a "Andalucía" (Sevilla y alrededores) de la autovía A-92 y de un tren de alta velocidad con Madrid. En Almería, sin embargo, se clausuraba sin ninguna razón la línea férrea con Murcia... ¿quisieron aislarnos de la región con la que se llegó a hablar de una autonomía? ¡Ah! Y la A-92 llegó a tierras almerienses en diciembre de 2002.

Es hora de luchar por nuestra cultura. Es hora de defender nuestros derechos. Es hora de plantearse sí nos conviene o no seguir formando parte de este invento autonómico. Es tiempo de acabar con el mito del almeriense tranquilo y pasivo... Cambiemos el curso de la historia que nos han impuesto: "almerienses, levantáos".

lunes, 22 de febrero de 2010

28 DE FEBRERO: LA VERDADERA HISTORIA (parte I)

El 28 de Febrero de 1980 yo aún no había nacido. Sin embargo, durante mi infancia (descontando un importante paréntesis de cinco años en los que residí en Aragón) siempre me han hecho celebrar esa fecha: el día de Andalucía. En el colegio, durante los días previos a la efeméride, preparábamos ciertas actividades: murales temáticos sobre cada una de las provincias, banderas blancas y verdes, escudos de Hércules,... Cuando llegaba el 28, todos los cursos bajábamos al patio, se izaban las banderas de España y de Andalucía, y sonaba la canción de “andaluces levantaos”.

Es cierto que siempre he sido muy malo en historia... Pero tampoco es menos cierto que nunca me han explicado muy bien qué ocurrió el 28 de Febrero, quién fue Blas Infante y, en definitiva, cuál es la historia de Andalucía.

Pues bien. Hoy voy a resumir la historia de esta comunidad autónoma. La historia que nunca me contaron, los hechos de los que nadie habla y los acontecimientos que jamás se escribirán en los libros de texto. Pero quizá (y no dudo de ello) esta sea la verdadera historia de Andalucía.


Andalucía es una palabra que deriva de Al-Andalus. Este último fue el reino que los musulmanes instauraron en la Península Ibérica durante más de 700 años. El territorio de Al-Andalus nunca ha coincidido con el mapa de Andalucía.

El concepto de Andalucía nace cuando Castilla asedia al Reino Nazarí, o lo que es lo mismo, el Reino -musulmán- de Granada (compuesto por las actuales provincias de Málaga, Granada y Almería). El cinturón que bordeaba al Reino Nazarí era conocido con el nombre de Las Andalucías, y estas eran los Reinos de Jaén, de Córdoba, de Sevilla (las actuales Sevilla y Cádiz) y de Niebla (la actual Huelva).

Cuando los Reyes Católicos toman Granada en 1492, mientras Boabdil lloraba como un niño lo que no supo defender como un hombre, Fernando e Isabel mantuvieron la estructura territorial de España por Reinos. Así, el Sur del país seguía estando formado por los Reinos de Las Andalucías (Niebla, Sevilla, Córdoba y Jaén) y por el Reino de Granada.

En 1833, y basándose en el modelo francés de Napoleón Bonaparte, el Real Decreto de Javier de Burgos (Secretario de Estado de Fomento) establece la división territorial por provincias, siendo estas exactamente igual a las que conocemos ahora. Si bien, Javier de Burgos (granadino de Motril) incluye a las provincias de Granada (Málaga, Granada y Almería) como parte de Las Andalucías.

Durante la Primera República (1873 - 1874) el parlamento diferenciaba dos Andalucías: la Baja y la Alta. Andalucía La Baja era llamada así por estar en la depresión del Guadalquivir y a pocos metros sobre el nivel del mar. La componían las provincias de Huelva, Sevilla, Cádiz y Córdoba. Y Andalucía La Alta -en el nacimiento de dicho río, y de orografía más abrupta- era la formada por Jaén, Granada, Málaga y Almería. Pese a que la República apenas duró once meses, durante la restauración Borbónica se siguieron reconociendo dos regiones en lo que hoy día es una sola.


Los antiguos Reinos son -o deberían ser- el germen de las actuales comunidades autónomas. Pero de lo que no hay duda es que estas divisiones más o menos históricas son la madre de todos los sentimientos nacionalistas. Durante el siglo XIX se produce el principal desarrollo de los dos movimientos independentistas más importantes de nuestro país: el vasco y el catalán.

"Culo veo, culo quiero" , decía mi madre sobre mí cuando era pequeño. Como tontos -del culo- los hay de norte a sur, en Andalucía nos tocó al tito Blas... En 1918, el musulmán Blas Ahmad Infante, natural de Casares (Málaga), realiza unos estudios basados en quiénsabequé sobre una Andalucía única, creando las bases del andalucismo. Inventó una bandera basada en el verde del Islam y el blanco almohade, un escudo inspirado en el de Cádiz, y un himno adaptado de un canto religioso titulado “Santo Dios”. Ascendió en el poder político gracias a sendos partidos izquierdistas republicanos, y escribió el anteproyecto de estatuto de la región que denominaba como Mancomunidad de Andalucía.

Así, en 1933 se celebra la Asamblea de Córdoba. Un acto al que acudieron representantes de las ocho provincias andaluzas. Infante y sus simpatizantes trataron de imponer su ideal de la Andalucía única a toda costa, mientras que los asambleístas de Huelva, Granada, Jaén y Almería, y buena parte de Málaga y de Córdoba defendían intereses contrarios. De esta forma, ante la intransigencia del conocido como “Padre de la Patria Andaluza”, onubenses, jiennenses, granadinos y almerienses abandonaron la asamblea que, pese a ello, se celebró

Huelva quería unirse a Extremadura. Mientras que Jaén, Granada y Almería querían preservar la Región de La Alta Andalucía, o Andalucía Oriental. Málaga fue invitada a la propuesta oriental, pero la mayoría de sus representantes estaban del lado de su paisano...

Ideal, 31 de enero de 1933

En 1936 estalla la Guerra Civil, y tanto los ideales pro-nacionalistas de Blas Infante, como los regionalistas de Granada, Jaén y Almería chocaban con el concepto de la España única del Caudillo. De esta forma, los unos y los otros fueron fusilados... No obstante, 40 años después, solo el espíritu de Blas Infante parece haber emergido desde las fosas.

Lo que ocurrió el 28 de Febrero de 1980 ha sido la mayor mentira y manipulación política de estas más de tres décadas de democracia. La provincia de Almería, por segunda vez en su historia, le dio la espalda a Andalucía. Pero un “apaño” en el censo electoral, y una lectura forzada de los artículos de la Constitución que avalaban la elaboración de la autonomía hizo que Almería entrara de un indeseado empujón a una Andalucía que nunca le ha aportado nada positivo.

La imposición de una cultura, de un acento y de unas costumbres que no son las nuestras, por no hablar del arrinconamiento literal que sufrimos en materia de inversiones, son las lacras que Almería lleva sufriendo durante estos 30 años.

La segunda y última parte de esta historia, la que se centra única y exclusivamente en el 28F, estará colgada muy pronto en este humilde sitio web que, ahora sí y con mayúsculas, es: ¿POR QUÉ DEJÉ DE SER ANDALUCISTA?

viernes, 19 de febrero de 2010

EN LA ALCAZABA, NO

El Ayuntamiento de la capital lleva algún tiempo haciendo gestiones para la consecución de un nuevo Parador Nacional de Turismo en la provincia. Los avances están siendo importantes y, al parecer, una de las pocas cosas que quedarían sería la aprobación del organismo al que le compete la cesión del terreno (que en este caso es la Junta de Andalucía... así que ya podemos esperar sentados).

Sin embargo, por una vez deseo que el Gobierno andaluz conteste con un "no" rotundo al ayuntamiento de Almería. Con un no a construir un hotel (porque un parador no deja de ser un hotel público) dentro de la Alcazaba de Almería. Sí: la segunda fortaleza musulmana más importante de España (después de la Alhambra) es el lugar elegido por el incompetente consistorio almeriense.


En un principio, además de la Alcazaba, se barajaron más opciones para ubicar el futuro parador, como el edificio de la Escuela de Arte o el Cuartel de la Misericordia. El primero está en una zona céntrica que no es necesario revitalizar. El Cuartel, por su parte, tiene el escollo de pertenecer al Ministerio de Defensa, y estos no suelen ceder inmuebles así como así (que se lo digan a El Corte Inglés en su intento por implantarse en los terrenos que ocupa la Comandancia de la Guardia Civil). Pero, por otro lado, el Cuartel de la Misericordia está situado en el lugar idóneo: el auténtico casco antiguo de Almería y a medio camino entre la Catedral y la Alcazaba.

El abandonado centro histórico almeriense podría reforzar su inexistente vida turística con la construcción de un parador en dicho edificio. Pero el ayuntamiento, en un equivocado intento por atraer el turismo hasta la misma fortaleza árabe, pretente atentar contra el patrimonio histórico de Almería promoviendo la construcción de un inmueble que, por más que intentara respetar la arquitectura del entorno, mucho me temo que no andará muy lejos de ser otra "Lorca"...

Porque en Lorca, provincia de Murcia, se hizo el siguiente atentado:




Ese horrendo edificio junto al Castillo lorquí que casi provoca un infarto de ojo es un PARADOR NACIONAL. Está promovido por los gobiernos local, autónomo y nacional, y se financia con el dinero de todos y todas. En Almería, como en muchas ciudades de España, ya se han cometido varios errores basados en el empeño por querer dar una imagen de ciudad moderna a la vez que castiza. Así, tenemos una Puerta de Purchena que no convence a nadie o una plaza de la Catedral con un edificio sacerdotal que parecen salidos de una peli futurista de ciencia ficción.

No dejemos que se cometa otro nuevo error: no dejemos que se toque la Alcazaba a no ser (eso sí) que sea para reformarla. Que eso sí hace falta. Un parador, no.

lunes, 15 de febrero de 2010

EL SAN VALENTÍN DE ALMERÍA

Nótese en el mismo título el siguiente detalle: "el San Valentín DE Almería" en lugar de "el San Valentín EN Almería". Y es que, las siguientes líneas no van a tratar de cómo se celebra la fecha del 14 de Febrero en esta esquina del Sureste, sino de una de las leyendas más románticas (no podría tener otro cualificativo) relacionadas con esta tierra: ¿están los restos de San Valentín enterrados en la Catedral de Almería?


El poco orgullo que derrochamos los almerienses se contradice con nuestras ansias de apadrinamiento -por denominarlo de alguna manera-. De esta forma, en Almería hemos hecho paisanos desde Wal Disney hasta el hombre del saco. Una vez escuché que los humoristas Faemino y Cansado eran almerienses, así como el grupo de los '70 Los Bravos. Hablando de música, hace poco me enteré que Santi Campillo no es de Almería, sino tan murciano como su antigua banda (M-Clan). Y, ya que estoy, aprovecho para pedir disculpas a los jiennenses a los que "les robé", desde este blog, a la actriz Rosario Pardo.

Bien, pues el crimen del hombre del saco ocurrió en Gádor en la década de 1910. Hay un montón de estudios que corroborarían que Walt Disney nació en Mojácar. Faemino y Cansado son de Madrid, Santi Campillo ha tocado en varias bandas almerienses pero él es de Murcia y... ¡ya vale de confundir a Los Bravos con Los Puntos!.

¡Ah! Y por último: San Valentín no está enterrado en Almería. Lo siento.


San Valentín fue un sacerdote romano martirizado un 14 de Febrero del año 280. Claudio II no veía con buenos ojos que sus soldados se casasen porque creía que éstos eran más fuertes estando solteros, así que San Valentín celebraba de forma clandestina los matrimonios del ejercito romano. Durante principios del siglo III, San Valentín fue descubierto y condenado a tortura y muerte. La Iglesia Católica veneró a este santo todos los 14F (hasta 1969), aunque también existe la teoría de que se escogiera esta fecha por hacerla coincidir con las Lupercales en Roma (en honor al fauno Luperco, dios de la fertilidad).

Este es el resumen de la historia oficial... Pero parece que aún hay más candidatos para ser el auténtico patrón de los enamorados: San Valentín de Terni y San Valentín de Roma son dos de ellos, aunque algunos creen que se trata del mismo santo que fue trasladado de Terni a Roma para ser decapitado y enterrado en la Puerta del Popolo.

Y, por supuesto, nos queda el "otro" San Valentín: el de Almería. El San Valentín legañoso era un Santo Mártir que fue sacado de las catacumbas romanas en 1779. Una vez revestido en cera, fue entregado al Padre General de los Agustinos, el cual, en una visita a Cádiz, se lo obsequió al canónigo Vicente González. Este último, natural de Almería, recibió permiso para poder darle culto en la Catedral de su ciudad. Así, desde 1780, un acta notarial establecería darle una misa a los restos de este San Valentín todos los 14 de Febrero, así como los 15 de Mayo (día de San Indalecio).

Durante la Guerra Civil, la Guardia Republicana quiso destruir el cuerpo al creer que era una imagen religiosa. Al comprobar que era de carne y hueso, lo metieron en una caja y lo enterraron en el jardín del Claustro de la Catedral.


Así pues, lejos de romper un mito, el auténtico Santo del Amor está enterrado en Madrid, en la iglesia de San Antón de la calle Fuencarral. En Almería, nuestro San Valentín estará pronto presente en forma de estatua: la que hace algunas décadas esculpió el artista almeriense Jesús de Perceval, será colocada en la plaza Campoamor.

No por ello se ha de dejar de recomendar una visita a la catedral de Almería, una de las pocas catedrales-fortaleza del mundo. En su interior, tras los gruesos muros defensivos que la componen, se pueden contemplar los cuatro estilos de los que está compuesta: gótico, renacentista, barroco y neoclásico.

viernes, 12 de febrero de 2010

ALMERÍA Y EL ROCK: ANTONIO ARIAS


Antes de nada, maticemos: Antonio Arias nació en Granada, creció en Granada, vive en Granada y pertenece a la corriente granadina de rock independiente. La relación de Antonio con Almería ha llegado recientemente y en forma de disco en solitario. El primero en toda su la dilatada carrera.


Arias siempre ha estado en la brecha del underground patrio: desde finales de los '80 con 091 y, sobretodo en los '90 y '00, con Lagatija Nick, el granadino tiene en su C.V. el honor de haber apadrinado a unos entonces desconocidos Los Planetas, o de haber firmado una de las obras imprescindibles de la música popular de finales de siglo: Omega (junto al cantaor Enrique Morente).

A primeros de diciembre de 2009, Antonio Arias publicó Multiverso, su debut como solo-artist y un curioso acercamiento del rock a la astronomía, pues todas las canciones tratan sobre esta temática. Además, parte del álbum ha sido grabado en el Observatorio Astronómico de Calar Alto (Almería).


Fue el astrónomo José Antonio Caballero, que desarrolla su trabajo principalmente en el Max-Planck-Institut für Astronomie de Heidelberg (Alemania), quien animó a Arias a musicar sobre ciencia. Aunque, ciertamente, no es algo nuevo para el de Granada: en 1999 colaboró con el astronauta Pedro Duque en la letra de la canción Newton de Lagartija Nick.

Tratándose de rock granadino y de música del espacio, no podían faltar Los Planetas: Floren y J colaboran en Laika. La nueva generación de la Alhambra, Lori Meyers, también está presente en el disco de Arias. Así, Noni y Alex intervienen en los temas Derrota de Bill Gates y Multiverso. Popi y Pablo González, con los que trabajó en el disco homenaje a Los Ángeles le echan una mano en Génesis y Miríadas. Incluso Eric, Lorena y Víctor de Lagartija Nick se asoman en el tema Cristal.

El disco está producido por Paul Grau, quien ya hizo los discos de Lagartija Nick El Shock de Leia y Larga Duración y, a parte del Calar Alto, también ha sido grabado en Motril.

Antonio canta poemas del doctor en física David Jou, de la periodista y escritora Natalia Carbajosa, del mexicano José Emilio Pacheco, del panameño Carlos Francisco Chanmartin, de Ángel Mendoza y de Carlos Marzal; sin faltar la marca de la casa del mismo Arias, en lo que define como un disco de música espacial, psicodélica futurista y ecos de los 50 y 60.

ANTONIO ARIAS EN CALAR ALTO (Fuente: Youtube)

LA VIDA SIGUE IGUAL... DE MAL

¿Alguien se ilusionó con los titulares de los periódicos almerienses a finales de año? El/la que haya sido prudente (e inteligente) y no lo haya hecho habrá que darle la enhorabuena...

Rozando mediados de febrero, y las noticias que llegan sobre los proyectos para Almería no son nada halagüeñas. Proyectos que, se supone, arrancarán en este 2010, aunque algunos de ellos deberían haberlo hecho en 2009, 2008, 2005... en incluso en 1995.

Quince años de retraso son los que lleva el soterramiento de las vías del tren. Ya hay maqueta, presupuesto, y dinero reservado por parte del ayuntamiento y del Gobierno central (la Junta andaluza, como de costumbre, no ha puesto ni un céntimo). El proyecto no convence: el soterramiento no es integral (como, por ejemplo, el de Cádiz) y no contempla la prolongación hasta el puerto (como, por ejemplo, el de Málaga). Pero lo hemos tenido que aceptar, porque, con perdón, no nos ha quedado más cojones... Lo que no hay que aceptar es que aún no se haya creado la sociedad para sacar el proyecto a concurso y, en definitiva, acelerar los trámites administrativos para que, de una vez por todas, veamos una máquina cavar en las antiguas vías. El ministro de Fomento, José Blanco, habló de la creación de esta sociedad para principios de año... Luego para finales de enero. Después para primeros de febrero... Ayer visitó Almería (para el funeral por el accidente de helicóptero, sino, no viene) y le dijo al alcalde "para finales de marzo"... Sr. Blanco, ya está bien de reirse de Almería, ¿no?


Y junto a la antigua estación de ferrocarril, comienza el tramo de vías elevado sobre el suelo con una estructura de acero que llega hasta el mar en forma de cargadero: hablo de El Cable Inglés. Una obra de ingeniería de finales del siglo XIX diseñada por la escuela de Gustavo Eiffel.

Hace unos meses, la consejera de Cultura, Rosa Torres, se hacía la foto en Almería firmando el compromiso de la Junta de Andalucía para la restauración de este Bién de Interés Cultural. Anunciaba que las obras darían comienzo en diciembre de 2009 o enero de 2010. Pues bien: las obras no solo no han dado comienzo, sino que han sido retrasadas hasta abril... y veremos a ver.... Veremos a ver porque en el presupuesto del Gobierno de "Andalussía" tan sólo aparece una partida de 500.000 euros cuando el proyecto costaría alrededor de 25 millones de euros.


En fin... a veces da la sensación de que la Junta espera a que el monumento en cuestión (en este caso el Cable Inglés) entre en estado de ruina y se diga "mejor demolerlo que reformarlo, ¿no?". Exactamente así es lo que ha ocurrido con el antiguo Hospital 18 de Julio. Cinco años de tiras y aflojas con la Junta, y el 18 de Julio se cae... Juan Megino (concejal de Urbanismo) fue claro: "el Ayuntamiento va a iniciar los trámites oportunos para proceder a la demolición".

Así se hacen las cosas en Almería: demoler en lugar de reformar. Y así tenemos zonas como el Paseo de Almería o el Zapillo: el primero, es el centro ¿histórico? de la ciudad atestado por edificios setenteros. El segundo, más de lo mismo: los antiguos palacetes dieron paso a bloques de 9 plantas debido al rocambolesco Plan General de Ordenación Urbana de la época. ¿Vamos a cometer el mismo error en pleno siglo XXI?


Y es que ya da igual que tengamos a un almeriense como consejero de Innovación en la Junta sevillana. Da igual. Así como da igual que se diga que Jaén está tan marginada desde el gobierno andaluz como Almería, porque si desde San Telmo han de elegir, nosotros seguiremos siendo los últimos...

Así, el almeriense Martín Soler fue claro en su reciente visita a la Universidad de Jaén: "hay máximo interés de la Junta por implantar Medicina en Andalucía, en particular, en Jaén". De esta forma, Almería pierde ventaja en la pugna entre ambas ciudades por implantar la carrera de Medicina en sus facultades. De ser finalente Jaén, Andalucía contará con tres facultades de Ciencias de la Salud en un eje de menos de 200 kilómetros: Córdoba, Jaén y Granada.

Mientras, los estudiantes almerienses tendrán que joderse (como todos los de esta tierra) y desplazarse hasta Granada (160 km), Málaga (210 km) o Murcia (220 km) para poder cursar estos estudios... El Colegio de Médicos de Almería siempre ha defendido el argumento de la distancia de Jaén y Almería con otras facultades, al cual añade el crecimiento demográfico y el alto número de almerienses que cursan Medicina cada año. Pero ni así...

Dicen que no hay nada más objetivo que los números, pero a nosotros ni las estadísticas nos valen.

jueves, 11 de febrero de 2010

MUY BIEN

Si algo estoy envidiando de Bulgaria, el país que me acoge en mi periplo como becario del Servicio de Voluntariado Europeo, son las enormes e interminables áreas peatonales con las que cuentan sus ciudades. Urbes que no llegan ni a los 150.000 habitantes, como Pleven o Ruse, podrían ser un gran modelo de habitabilidad, curiosamente, desde un país del segundo mundo.

Plovdiv (Bulgaria): todo un modelo de centro peatonalizado.

Almería, rozando los 200.000 habitantes, se está subiendo poco a poco a este modelo, y desde 2005 hasta hoy han sido peatonalizadas o semipeatonalizadas hasta 27 calles del centro de la ciudad. Un proyecto por el cual hay que darle la enhorabuena al consistorio almeriense y apoyar a que siga desarrollando. Se trata de una serie de obras de poco coste económico y, a la vez, muchos beneficios para la actividad comercial y administrativa de las zonas favorecidas. Aunque todavía hay que pagar el precio de la concienciación social.

La semipeatonalización ha sido la medida adoptada en algunas calles imposibles de cerrar al tráfico, puesto que aún existen garajes en la zona. Así se hizo con la calle Navarro Rodrigo, y así se hará con Ricardos, La Unión, Padre Luque, Antonio González Egea, Guzmán, Doctor Gómez Ulla, San Pedro, Bordiú y Sócrates.

Calle Navarro Rodrigo "semi" peatonalizada.

También está pendiente la peatonalización de las calles entre Puerta Purchena y Plaza Pavía, lo cual revitalizará el centro histórico de la ciudad el cual, desde los años '70 hasta hoy, ha ido perdiendo su dinamismo en favor del Paseo de Almería y sus calles colindantes. Entre dichas calles está Reyes Católicos: sin duda alguna, una de las actuaciones más celebradas, pues, desde que se cerró el tráfico rodado, el volumen de transehuntes ha ido en aumento en esta zona colmada de establecimientos comerciales. No en vano, la intención ha sido ganar el máximo espacio posible en el área comprendida entre el Mercado Central y la plaza Circular.

Calle Reyes Católicos.

Como ya se ha apuntado, el casco antiguo de la ciudad es la verdadera asignatura pendiente del ayuntamiento desde hace varios años. A través del Plan Urban, se pretende abrir al peatón las calles incluídas en el eje formado por la Puerta de Purchena, plaza de la Constitución, Ermita de San Antón y la Plaza Pavía, incluyendo la renovación del acerado de la calle de Las Tiendas, así como el de la iglesia de San Juan.

Que esto no pare.

miércoles, 10 de febrero de 2010

LA VELOCIDAD Y EL TOCINO

Mucha gente se ha preguntado -incluso los propios almerienses- qué narices hacía Fernando Alonso esta mañana en Cantoria. ¿Se habrá echado una novia en este municipio del Almanzora?

Pues va a ser que sí... Alonso tiene una novia en Almería. Llevan casi dos años juntos y hoy mismo se han comprometido a prolongar su relación por un año más. Por cierto, la afortunada se llama Silestone.


Silestone es una empresa filial del Grupo Cosentino y patrocinadora del piloto asturiano desde que este comenzó su segunda andadura con Renault. Y para el que todavía no sepa qué tiene que ver la velocidad con el tocino, Silestone (y Cosentino) son empresas tan españolas como la paella y, además, tan almerienses como las migas.

La familia Martínez-Cosentino fue el germen de esta multinacional cuando, en 1979, fundaron en Macael Mármoles Cosentino S.A. Pronto se crearían delegaciones en Francia y Alemania, comenzando la expansión internacional de este negocio basado en el diseño, producción y distribución de superficies para cocinas y baños. En 1990 el Grupo Cosentino desarrolló la marca Silestone, especialista en superficies de cuarzo.


Hoy día parece no quedar un rincón del planeta sin que se pueda ver el logotipo de la empresa almeriense: existen filiales, centros logísticos, fábricas y grandes superficies comerciales en países como Estados Unidos, México, Brasil, Inglaterra, Holanda, Suecia, Portugal, Italia o Bélgica.

Todo este emporio es gestionado desde un parque industrial de más de 500.000 metros cuadrados situado en Cantoria. Y es que, pese a las dimensiones alcanzadas por el que fuera un humilde negocio familiar, el Grupo Cosentino sigue siendo una empresa de aquí. De Almería.


Fernando Alonso no lucirá el símbolo de Silestone en la gorra, ni tampoco en el casco o en el mono de competición. Este patronicio se basa en comprometer al bicampeón asturiano a estar presente en los diferentes actos promocionales de la marca por todo el mundo. Así pues, los amantes de la Fórmula 1 en Almería pueden estar contentos: Alonso se seguirá dejando ver por nuestra tierra.

Silestone-Cosentino es una empresa pionera donde las haya. Hay que tener en cuenta que es la primera marca de encimeras de cocina en estar vinculada al mundo de la Fórmula 1. Por otro lado, tampoco podermos olvidar que fue la primera firma española en anunciarse en la Super Bowl estadounidense.

¡Ah! Y, por si no había quedado claro todavía, la empresa presidida por Francisco Martínez-Cosentino Justo es de Almería.

martes, 9 de febrero de 2010

ALMERÍA COPA EL PODIO DE LA SEMANA DE CINE DE CARABANCHEL

El cortometraje Adiós Muñeca, dirigido por Hugo Sanz, ha ganado el primer premio en la XXX Semana del Cine Español de Carabanchel, el primer festival en el que participa tras su estreno en el Festival Internacional de Cortometrajes "Almería en Corto" de 2009.

El tercer premio ha sido para The End, dirigida por Eduardo Chapero-Jackson (foto siguiente) y con la presencia de, entre otros, Miguel Ángel Silvestre (el popular Duque de la serie Sin Tetas No Hay Paraíso). Ni Eduardo ni Miguel son almerienses, sin embargo esta tierra es la “protagonista” de una historia ecologista ambientada en un futuro apocalíptico en el que el agua es más cara que la gasolina.

El festival se ha celebrado entre los días 1 y 7 de febrero y durante el mismo se han exhibido los largometrajes más destacados del cine español del año 2009. En la clausura, que tuvo lugar el domingo en los Cines Yelmo Islazul de Madrid, el director Hugo Sanz recogió el premio al mejor cortometraje del certamen. Además de Adiós Muñeca y The End, el jurado también concedió un 2º premio para el corto La rubia de Pinospuente, de Vicente Villanueva.

Ambos cortometrajes fueron rodados íntegramente en la provincia de Almería. Adiós Muñeca contó con el apoyo del Festival Internacional "Almería en Corto" al haber conseguido el premio al mejor proyecto de producción en 2008.

Un año antes, en 2007, Chapero-Jackson ganó con Contracuerpo el galardón al mejor corto español del certamen almeriense y fue premiado con el rodaje de una película del oeste. El director madrileño decidió salirse de los cánones clásicos de este género y tratar los conflictos humanos que aparecen con la escasez de agua. The End, protagonizada por Samuel Roukin, Ewan Beattie y Natalie Press, se presentó por primera vez en la Exposición Universal de Zaragoza celebrada en 2008.

La interpretación de Adiós muñeca corre a cargo de Daniel Albaladejo (foto anterior), actor que ha desarrollado su carrera principalmente en el teatro y que se ha hecho muy popular gracias a su trabajo en el programa Cámera Café o la serie Acusados de Tele 5; Sara Casasnovas, actriz que ha participado en series de éxito nacional como Amar en tiempos revueltos y Hospital Central; y Alberto Ferreiro, joven actor que ha trabajado en películas como Soldados de Salamina de David Trueba, La mala Educación, de Pedro Almodóvar, o en series como La Señora emitida en TVE.

¿Quién dijo que el cine en Almería había muerto?

lunes, 8 de febrero de 2010

LA CENSURA DEL MILENIO

Entre los años 1012 y 1013 comenzó el desmembramiento del antiguo Califato Omeya, reduciéndose el territorio musulmán de la Península Ibérica al Reino Nazarí, o Reino de Granada. Casi mil años después, en 2007, el Gobierno granadino propuso la celebración del milenio de su antiguo reino, un evento que Manuel Chaves, con las elecciones autonómicas a la vuelta de la esquina, no tardó en apoyar. Tampoco tardaron en unirse al hipotético Año del Milenio las Diputaciones de las antiguas provincias "granadinas": Almería y Málaga.


Las urnas se llenaron de votos granadinos y almerienses para el PSOE y Manuel Chaves fue elegido (una vez más) presidente andaluz. Después de esto, poco se volvió a hablar de la efeméride del Milenio. Chaves se fue a Madrid y dejó el marrón a Jose Antonio Griñán. El cordobés destinó una miseria de 3 millones de euros para el consorcio del evento presidido por David Aguilar. Todo un insulto a la provincia de Granada y a sus socias milenarias de Málaga y Almería. Ante un proyecto vacío y debido a la pasividad y poco interés mostrado por la Junta, Aguilar decidió dimitir.

Ahora, desde Sevilla, encargan al vicepresidente autonómico -un tal Antonio Ávila- que tome las riendas del Año del Milenio. El señor Ávila no es granadino ni andaluz oriental y seguro que le hará bien falta repasarse los libros de historia. Pero así funcionan las cosas en el Palacio de la Junta: quedan dos años (o tres) para el evento de marras y no hay ni proyecto ni voluntad para desarrollarlo.

Pero se hará. Se hará el paripé, pero algo se hará. Lo mínimo para que se pueda decir que Chaves cumplió con su promesa electoral... Sin embargo, puede que ahora la promesa lleve la firma de Griñán: si la celebración del Milenio se prevé para 2013 en lugar de 2012, ¿es porque la historia no dejó clara si la fecha de fundación del Reino fue 1012 ó 1013? ¿O es porque en 2012 -y no en 2013- son las próximas elecciones autonómicas?

Me temo que cumplir con Granada (y, por extensión histórica, con su hermana Almería) es el único objetivo de estas aves rapaces devoravotos, porque lo que es el Milenio en sí no interesa en Andalucía. Y no interesa por dos cosas:

1. Porque estamos hablando de exaltar los logros de una civilización musulmana que ocupó un trozo de la Península Ibérica y fué aniquilada por los Reyes Católicos... Esto no parece ser politicamente correcto en la capital de la Semana Santa.

2. Porque la riqueza histórica de Granada choca con los ideales pro-Blas Infante y su "patria andaluza". En el Parlamento sevillano existe el temor de que la celebración del Milenio del Reino de Granada resucite el nunca muerto fantasma de Andalucía Oriental.

Atendiéndo a la causa número 1, la división de opiniones se ha generado hasta en el mismo entorno granadino. Tienen miedo de que el Milenio sea una exaltación de la Granada islámica y que, con ella, surjan brotes secesionistas. La celebración de este evento es una idea que aterroriza y tampoco ha calado en Madrid.


"Mitad de mora y cristiana. Tienes la sangre cruzá" escribió el Maestro Padilla sobre la tierra de Almería. Ciudad donde anualmente se celebra la reconquista de los Reyes Católicos en el conocido como Día del Pendón. La Toma de Granada también es celebrada en la capital del Reino. Ambas celebraciones están proscritas por injustas, intolerantes y obscenas... ¿Es que en toda la pérfida historia de Granada y Almería no va a ver ni una sola fecha o efeméride que celebrar?

Precisamente el mismo PSOE que nos vendió la mentira del Milenio fue uno de los que apoyó a los sectores contrarios al día de la Toma de Granada. Aquí hay algo que no cuadra... Por un lado, es de celebrar que los del Palacio de San Telmo no entiendan de moros y cristianos, pero por otro me pregunto: ¿cuál es entonces la razón por la que tienen la gestión del Milenio en el dique seco? La respuesta es la anteriormente denominada como causa número 2:

El Milenio del Reino de Granada es una efeméride oriental, y no occidental. Y con oriente y occidente no me refiero al Islam y a la Europa católica, me refiero al punto de vista de la Junta andaluza: Granada y Almería no interesan en Sevilla.

En el Parlamento de Andalucía -donde un busto del musulmán Blas Ahmad Infante da la bienvenida- no se teme que el Milenio haga brotar un movimiento islámico que reivindique con fuerza este trozo de Europa. No tienen miedo de esto precisamente. Lo que de verdad asusta en la Junta es que el invento autonómico andaluz se parta en dos trozos debido a los gritos que se oirán (y con razón) desde Andalucía Oriental.

viernes, 5 de febrero de 2010

ESCENARIOS DE ORO


Es evidente que la provincia de Almería no ha podido ser ajena a la crisis económica... Y aunque han sido muchos los sectores afectados -véase la agricultura o el turismo- no debemos ignorar el de la cultura.

Siempre se ha criticado la poca proyección que tienen fuera de las fronteras almerienses eventos escénicos como el Festival de Teatro de El Ejido o las Jornadas de Teatro del Siglo de Oro. Ahora, para más inri, los fantasmas de la crisis amenazan la continuidad de ambos eventos.

Con el Ayuntamiento de El Ejido sumergido en una delicada situación, todo es incertidumbre con respecto al festival ejidense. Y mucho más tras la reciente dimisión de su principal precursor, el ex-concejal de cultura Gerardo Palmero.

Con respecto a las Jornadas de Teatro del Siglo de Oro, la carta enviada por su director, Antonio Serrano, a los patrocinadores del evento ha hecho saltar las alarmas. Serrano ha denunciado que, tras 26 ediciones, las Jornadas que él preside no han pasado de ser gestionadas desde una Asociación Cultural Sin Ánimo de Lucro, no existiendo ningún convenio que las ligue a la provincia o a la ciudad de Almería.

Esto, argumenta Antonio Serrano, ha llevado a este grupo de voluntarios a una situación de agobio económico que ha ido mermando la calidad de la programación del festival. En la carta, no solo se habla explícitamente de la necesidad de una inversión económica mayor, sino también de la “compra” de este evento por parte de las instituciones almerienses, ya que es inviable que un festival de estas características siga siendo organizado por una pequeña asociación.


La grave situación de las Jornadas de Teatro del Siglo de Oro no es algo nuevo, ya que, durante las últimas ediciones, en la memoria anual que se hacía de las Jornadas, se ha ido advirtiendo a los patrocinadores de una serie de problemas que acechaban a las mismas. El momento crucial ha llegado, y Serrano lo deja claro: “el dinero destinado sigue siendo el de hace 10 años. Y esto no puede seguir así”.

Las Jornadas de Teatro del Siglo de Oro han adquirido una extraordinaria magnitud internacional. Desde hace veintiséis años Almería es sinónimo de teatro clásico y se ha convertido en uno de los principales puntos de encuentro de estudiosos y especialistas de las artes escénicas de todo el mundo. Lo demuestra el hecho de la colaboración que nueve universidades españolas mantienen con el proyecto, de las decenas de profesores y estudiantes que se matriculan en sus cursos, de las exposiciones y los conciertos que se programan, de las obras que se representan y de las conferencias que se imparten.

Almería es señera en la defensa de un patrimonio tan excepcional como es nuestro teatro del Siglo de Oro. No dejemos morir estas jornadas.

jueves, 4 de febrero de 2010

CINE EN ALMERÍA O... CINE DE ALMERÍA

La relación de Almería con el mundo del celuloide no se basa solamente en esas viejas pelis de vaqueros que ya no se ruedan... A parte de los escenarios que estas tierras han aportado (y siguen aportando), el cine también disfruta de talentos almerienses como la joven promesa (y actual Goya a la actriz revelación) Nerea Camacho, y el que ahora nos ocupa: el director Manuel Martín Cuenca.


El cineasta natural de El Ejido está que no para. Tras la reciente presentación del documental "Últimos Testigos: Carrillo, Comunista", Martín Cuenca ha creado su propia productora, La Loma Blanca, a través de la cual está trabajando en su nuevo proyecto, el largometraje "La Mitad de Óscar".

"La Mitad de Óscar" es un drama familiar que narra la historia de dos hermanos que no mantienen ningún contacto, pero que comparten un secreto. La muerte de su abuelo provocará el reencuentro entre ellos y un sorprendente final. Para Martín Cuenca, "La Mitad de Oscar" significa cumplir el sueño de rodar en Almería: su luz, su viento, su mar,... Cabo de Gata, Aguadulce y Enix son, entre otros, algunos de los lugares escogidos por Manuel para la película.

Entre el equipo artístico se encuentra un conocido actor en cortometrajes, Rodrigo Sáenz de Heredia. Otra actriz con gran proyección, Bárbara Lennie, y el experimentado Antonio de la Torre (con más de 30 películas a sus espaldas) completan el reparto principal de "La Mitad de Óscar", aunque no podemos olvidar a otra promesa almeriense de la interpretación: Eva Almaya.

También es de destacar a la persona elegida para interpretar a Miguel. Se trata de un actor no profesional, de hecho, es agricultor en Alhama. Este personaje es un vigilante de seguridad en Las Salinas de Cabo de Gata. Se pasa allí muchas horas en un paraje en el que hay muy poco movimiento. Es amigo de Óscar, el cual lo visita diariamente en el trabajo. Se trata de un personaje bastante entrañable, muy espontáneo.

Manuel Martín Cuenca comenzó su carrera como auxiliar de dirección de Felipe Vega. Ha trabajado junto a Borau, Tanner o Cuerda, o como profesor en la Escuela de San Antoni de los Baños (Cuba). Aparte de sus dos cintas de ficción, "La flaqueza del bolchevique" (2003, con Lorenzo Silva) y "Malas temporadas" (2005, con Javier Cámara y Leonor Watling), el cineasta almeriense ha realizado los documentales "El juego de Cuba" (2001), y el antes mencionado "Últimos testigos: Carrillo, comunista" (2009).

miércoles, 3 de febrero de 2010

EL CORTIJO DEL FRAILE SE CAE


"¡Huye! Es justo que yo aquí muera con los pies dentro del agua, espinas en la cabeza. Y que me lloren las hojas, mujer perdida y doncella".

Federico García Lorca inmortalizó con éstas y otras líneas el drama de un pasional crimen en el Cortijo del Fraile: Bodas de Sangre. Este enclave de Níjar es un pedazo de nuestra historia más reciente por el que el tiempo pasa y cuya muerte es cada vez más cercana... a menos que lo eviten iniciativas como la que tuvo lugar el 31 de Enero.


Durante la mañana del pasado domingo, unas 200 personas se concentraron ante este Bien de Interés Cultural convocados a través del grupo de Facebook "Salvemos el Cortijo del Fraile". Antonio Jesús Sánchez Zapata creó esta plataforma en la popular red social y, en muy poco tiempo, agrupó a más de 1.600 seguidores, entre los cuales se encuentran varias agrupaciones políticas y asociaciones culturales como "Amigos de La Alcazaba". A través de este mismo medio se partió y se convocó a los interesados en la protección del inmueble, cuyo escenario motivó, además de la célebre obra lorquiana, otros títulos posteriores como la novela Puñal de Claveles de Carmen de Burgos.


Si tomáis la desviación hacia San José, desde la autovía del Mediterráneo, podréis llegar hasta un pequeño y hermoso pueblo, Los Albaricoques. Unos metros más hacia el interior del Parque Natural de Cabo de Gata encontraréis el desolado enclave, de agreste belleza, que fascinó a otro escritor, Juan Goytisolo, cuando lo visitó y escribió Campos de Níjar. El Cortijo del Fraile también ha sido protagonista de cine, apareciendo en títulos como La Muerte Tenía un Precio.


No hay razones para dejar caer al Cortijo del Fraile. Si por sus habitaciones parecen pasear fantasmas, lo cierto es que los mayores espectros del lugar son los que, aún habiendo colgado el cartel de BIC (Bien de Interés Cultural), no han dado un sólo céntimo para la rehabilitación y restauración del monumento.

Y eso, y no otra cosa, es lo que exige una Almería unida, tal vez no tan numerosa como debiera, pero sí concienciada como pocas veces.

miércoles, 27 de enero de 2010

ANDALUCÍA ORIENTAL: ¿CAMBIÓ DE PENSAMIENTO LA GENERACIÓN DE LA DICTADURA?

La Asamblea de Córdoba de 1933 abordaba el estatuto de la Andalucía de ocho provincias. El próximo 29 de enero se cumplen 77 años del abandono de esa asamblea por asistentes almerienses, granadinos y jiennenses. Aquellos presidentes de diputaciones, diputados a Cortes, alcaldes, concejales, representantes de Cámaras de comercio, etc. entendieron que no convenía lo que allí se fraguaba. Reivindicaban la Mancomunidad Regional de Andalucía Oriental.


Hagamos un viaje en el tiempo por aquellos años desde una perspectiva distinta a la oficial:

En febrero de 1924 la Diputación de Granada aprobó el Proyecto de Estatuto de Autonomía para Andalucía Oriental, Mancomunidad integrada por Almería, Granada, Jaén y Málaga. Ostentaría el gobierno de una región española. La Diputación de Sevilla, con la colaboración de Blas Infante, trató de constituir otra Mancomunidad, con su estatuto, para las ocho provincias. Tras un intento fallido en 1932 por escaso ambiente regionalista andaluz, la asamblea tuvo lugar del 29 al 31 de enero de 1933.

En Almería, a mediados de enero de 1933, se notaba pasividad hacia la autonomía andaluza e indiferencia hacia su estatuto. La posición de la Diputación y Ayuntamiento almerienses era: dos regiones occidental y oriental, estando ésta formada por Almería, Granada y Jaén, “en cuyo caso sí están garantizados nuestros intereses” señaló el concejal de Almería señor Limones.


La posición de la sociedad granadina se basaba en la inexistencia de una conciencia andaluza, indisolubilidad de España, reivindicación de Andalucía Oriental, crítica al centralismo sevillano y la defensa de la capitalidad regional granadina. El Ayuntamiento propone una Andalucía Oriental a la que Málaga no se adhiere. En abril de 1932 alcaldes granadinos concluyeron que en Andalucía no existe un espíritu con las características diferenciales necesarias para constituir una autonomía de ocho provincias: la “artificiosa y no sentida mancomunidad andaluza”, proclamando que “es una realidad histórica, geográfica y administrativa, la existencia de la región de Andalucía Oriental”. En enero de 1933 las circunstancias económicas y sociales restaban importancia al asunto andaluz.


En junio de 1931 la Diputación de Jaén, a propuesta sevillana realizó una campaña de propaganda andalucista con el resultado de la indiferencia y hostilidad jienenses a la autonomía andaluza. En abril de 1932 a la Asamblea Provincial para el estatuto andaluz faltaron todos los alcaldes, y los escasos asistentes no se pusieron de acuerdo. La Sociedad Económica de Amigos del País manifestó que con ese estatuto “se pone de relieve el desconocimiento de la realidad étnica, geográfica y económica”, añadiendo que “el estatuto no tiende hacia la descentralización sino a la centralización (en Sevilla)”, postura compartida con el Ayuntamiento y la Cámara de Comercio. En enero de 1933 el periódico Democracia recogió opiniones en contra de la región de ocho provincias y de Sevilla como capital. La opción oriental se consideró “la más conveniente a nuestros intereses”. La mayoría de los municipios jienenses eran contrarios al estatuto de Blas Infante. El Ayuntamiento de Jaén alegó ausencia de espíritu andaluz, falta de conciencia autonómica y falta de convencimiento para una mancomunidad andaluza.


En una reunión de la Diputación de Almería el día 27 de enero de 1933 se aprobó una Memoria del Ayuntamiento a favor de la Mancomunidad de Andalucía Oriental. Se acordó proponer en Córdoba la división de Andalucía en dos regiones, estando la oriental formada por Jaén, Granada y Almería. La delegación del Ayuntamiento almeriense se trasladó a Granada y a Jaén para cambiar impresiones con representantes de ambas ciudades “que aceptaron ese criterio”.


El 27 de enero de 1933, en sesión del Ayuntamiento de Granada, el concejal señor Morenilla afirmó que “a Granada no le interesa la pretendida mancomunidad andaluza, cuya iniciativa parece haber surgido en Sevilla con el ánimo de sanear la economía de aquella población destrozada con la Exposición (de 1929), y cuyas consecuencias pretenden extenderlas hacia nosotros”. El 28 de enero las fuerzas institucionales, económicas y sociales granadinas acordaron acudir a Córdoba contra el estatuto andaluz por considerarlo “improcedente” y que Granada recabe la Federación de las provincias de Andalucía Oriental “constituyéndose en región con Almería y Jaén”, de la que sería capital.


El 29 de enero, durante la Asamblea, Huelva quedaba fuera de la occidental uniéndose a Extremadura como manifestaron órganos onubenses. El granadino Carlos Morenilla calificó de ilegal la convocatoria de la Asamblea, pues las Comisiones Gestoras “no tienen autoridad para ello en cuanto no son de elección". Por la Agrupación Socialista granadina el señor Carreño dijo: “Sometido el asunto que se debate a la Agrupación Socialista, ésta se ha pronunciado unánimemente contraria al estatuto (…) no hay problema autonómico, y caso de que se estimara lo hay, entonces hemos de tender a que haya una región, Andalucía Oriental, con la capitalidad en Granada, pues así es de justicia y nos pertenece en derecho”. El representante jienense de la Económica dijo “Ahora no existe esa conciencia que es necesaria para determinar cómo ha de ser la estructura de la Andalucía autónoma, si una región, o dos, o doce”. Y añadió “Jaén no se siente andaluza”. Los demás representantes jienenses le apoyaron. El concejal granadino Carlos Morenilla presentó una propuesta para dar por terminada la asamblea y decidir después entre autonomía única, doble o simples mancomunidades para obras y servicios, propuesta rechazada por varios representantes sevillanos entre ellos Blas Infante quién habló de “residenciar a las provincias disidentes”. En la votación de aplazamiento de la asamblea participaron asistentes sin representación legal. Además la Mesa impuso votar por puesta en pie cuando la mayoría de los asistentes eran gaditanos, sevillanos y cordobeses. Esas condiciones junto al resultado, que rechazaba el aplazamiento del estatuto andaluz, motivó que la mayoría de los delegados de Jaén, Granada, Almería, Málaga y Huelva abandonasen la asamblea.


En junio de 1936 el Ayuntamiento de Granada en pleno municipal acordó mantener la necesidad de las dos entidades regionales y los derechos de Granada a la capitalidad de Andalucía Oriental. Quienes reivindicaron la Mancomunidad Regional de Andalucía Oriental fueron víctimas de la Guerra Civil y la dictadura, pero el espíritu regionalista de Andalucía Oriental continuó y se mantiene vivo.

A la salida del “tunel” de la dictadura encontramos de nuevo el mismo intento sevillano: crear una comunidad a su imagen y semejanza, pero ahora lo han conseguido. Recientemente han colocado un estatuto reformado que en su preámbulo ningunea la voluntad de aquellos representantes. Se ha falseado la historia por capricho y se priva a nuestra tierra de una administración propia. ¿Dónde quedó el sentimiento unánime de nuestros abuelos en 1933? Es de esperar una reflexión sobre continuar o no bajo la actual autonomía.

Texto: José Guerrero López (Presidente de la Plataforma por Andalucía Oriental).
Fotos: Hemerotecas de El Noticiero GranadinoEl Ideal.

martes, 26 de enero de 2010

EL TIMO DE LA ALTA VELOCIDAD

La autovía A-92 llegó a Almería en diciembre de 2002. Y el avión Almería-Sevilla, cuyas gestiones se iniciaron en 2000, despegó finalmente el pasado 15 de enero... A Almería todo llega tarde. Y además, siendo las competencias en infraestructuras cosa del gobierno autonómico (y no del central), no esperemos el AVE para antes de 2020...

Pero es que encima, lo que llegará a Almería no será exactamente un tren de alta velocidad, sino uno de "altas prestaciones". ¿Qué significa esto? A parte de que nos están timando, significa que serán unas vías de ancho RENFE (y no europeo) por el que circulará un tren mixto de pasajeros y de mercancías, el cual no superará los 250 km/h (recordemos que el reciente estudio informativo del Almería-Granada fija la velocidad media en menos de 170...). ¿Esto es "alta velocidad"? Con perdón, pero... "y una mierda".

Mierda que no se llevarán otras ciudades costeras como Algeciras o Málaga. ¿Veis por dónde van los tiros? Efectivamente: por seguir ninguneando al Puerto de Almería que, a pesar de todo, ha sido de las pocas infraestructuras del sur que ha saldado el año de la crisis con ganancias. Ahora mismo, duela a quien duela, el Puerto de Almería es el segundo puerto de Andalucía POR ENCIMA DEL DE MÁLAGA.

Pero claro, la Junta gobierna para quien gobierna...

Si a esto le añadimos que el tren llegará bajo tierra hasta ese puerto malagueño (cosa que los almerienses llevamos pidiendo a gritos desde hace tiempo), no puede haber un mayor descaro...

Y es que, Andalucías hay dos. Y los primeros que lo consideran así son los de la Junta que nos dividen por velocidades: "Anda, Lucía" y "Sooo, Lucía", como bien reza esta viñeta del dibujante Soria (aunque estoy en total desacuerdo... Córdoba disfrutan de un verdadero AVE desde hace 18 años).


Según la documentación oficial, las únicas líneas de AVE previstas por el Ministerio de Fomento para Andalucía son Málaga-Granada (a través del enlace con Antequera), Málaga-Sevilla y Málaga-Algeciras. Además de las existentes Sevilla-Córdoba-Madrid y Málaga-Córdoba-Madrid.

Las demás líneas para el resto de capitales sureñas -Almería, Cádiz, Huelva y Jaén- no estarán conectadas con líneas AVE a Madrid, sino a través de algo totalmente diferente denominado Trenes de Altas Prestaciones sobre líneas de ancho RENFE para tráficos mixtos de mercancías y viajeros e incluso de trenes de cercanías.

Como vemos en el siguiente mapa, tampoco se dice nada de la línea Granada-Jaén, que nos la prometieron hace poco y por la cual Almería quedaría decentemente unida con Madrid sin tener que hacer ninguna las dos absurdas vueltas que nos obliga a dar el proyectado trazado: Almería-Murcia-Madrid o Almería-Antequera-Madrid.


En rojo, el AVE. En azul los "trenes mixtos". En amarillo "en estudio".

El corredor mediterráneo figura "en estudio" en el tramo que conectaría la capital almeriense con Motril, dejando en bragas una vez más al Poniente de la provincia, cuyas rentas-per-cápita (El Ejido y Roquetas de Mar) no han sido tenidas en cuenta por los del Parlamento pese a ser las más altas de la Comunidad Autónoma. Porque, eso sí, para pagar sí que está Almería, que nuestro dinero hace mucha falta en Andalucía Occidental...

En fin. Para qué seguir escribiendo. Una más. Y van...

domingo, 24 de enero de 2010

ESTO SÍ QUE ES "MEMORIA HISTÓRICA"


La historia da la razón a Almería. Fuimos Al-Andalus (que no Andalucía) y fuimos Reino de Granada (junto con la provincia del mismo nombre, además de Málaga y parte de Jaén). Le dijimos que no a Blas Infante en la Asamblea de Córdoba de 1933 en la que se constituyó el actual mapa andaluz. Y también votamos no en el dichoso 28 de Febrero de 1980, que nos obligan a celebrar todos los años...

Mientras preparaba un documento sobre dicho 28-F, me topo con la siguiente reliquia: CARTA FIRMADA POR EL AYUNTAMIENTO DE ALMERÍA EN 1933 en las cuales exponen sus pretensiones a defender en LA ASAMBLEA DE CÓRDOBA (sí. La de Blas Infante: el que dicen que es "nuestro padre").

Lean atentamente. No tiene desperdicio:

A LA ASAMBLEA

La Comisión especial designada por el Excmo. Ayuntamiento para estudiar y emitir dictamen sobre la forma, extensión y límite con que debe constituirse la Mancomunidad andaluza, como base para la redacción del correspondiente estatuto orgánico de esa entidad, ha procedido al estudio del asunto sometido a su deliberación y como resultado de la labor realizada tiene el honor de proponer a la Asamblea las siguientes conclusiones:

. Las provincias que forman hoy la región andaluza se distribuirán en dos zonas o regiones que por su situación geográfica respectiva recibirán las denominaciones de Andalucía Occidental y Andalucía Oriental.

. Formarán la zona occidental las provincias de Córdoba, Sevilla, Cádiz y Málaga y la oriental las de Granada, Jaén y Almería, con el territorio que actualmente la forman.

. La provincia de Huelva se agregará a la región de Extremadura, aceptando así los propósitos manifestados por los órganos representativos de esa provincia; aunque lamentando la segregación, que priva a Andalucía de una parte de su territorio, de su población y de su riqueza.

La Comisión podría razonar su propuesta con una sencillísima y fundamental observación, a saber, que esa propuesta contiene el pensamiento y la aspiración de la provincia almeriense; y tratándose, como se trata, de un asunto en que la opinión popular tiene voto decisivo, es indudable que al lado de esa opinión y de conformidad con el pensamiento y el propósito que les alientan, deben ofrecerse por todos los organismos de Almería los términos de solución al problema planteado.

Pero además es conveniente y obligado consignar, por añadidura que la opinión almeriense no se ha mostrado en ese sentido ni ha expresado esa aspiración por mero impulso instintivo, por movimiento espontáneo e irreflexivo de su voluntad, ni siquiera por móviles o estímulos meramente espirituales o románticos o exclusivamente ambiciosos o egoístas; sino en virtud de una firme convicción, serenamente preparada y hondamente sentida, la cual han contribuido, en resumen, en la proporción debida, la geografía y la historia, la conveniencia y el amor, los intereses materiales y los vínculos del espirita y la defensa, el amparo y el fomento del comercio, de la industria y de la agricultura: el trazado y desarrollo de las vías de comunicación, la forma, la potencia y el objetivo de los medios de transporte, la producción, el consumo, todo, en fin, lo que constituye la vida de un pueblo, todo lo que puede inducirle a la unión, a la comunidad con otros pueblos amigos y vecinos, sin el temor de que por falsedad de los principios inspiradores del proyecto o por error del procedimiento elegido para realizarlo, la unión resulte efímera y la comunidad infecunda.


Carta a la Asamblea. Parte 1 (pinchar para ver en mayor tamaño)

Descendiendo ahora a detallar desde luego sin prolijidad enojosa, los motivos específicos que abonan la propuesta formulada, conviene, ante todo, señalar una de carácter meramente espiritual en cuanto a su naturaleza, pero de amplias y generosas derivaciones en la vida práctica de los pueblos: nos referimos a la atracción, reverencia y amor que la Universidad de Granada - alma mater de las tres provincias hermanas - inspira a todos los pueblos y a todos los habitantes de su gran territorio. La gran escuela granadina, tan fecunda, tan sabia, tan generosa y tan simpática, ha irradiado la luz de sus enseñanzas y esparcido los prestigios de su sabiduría y enaltecido la veneración de su gloriosa ancianidad por todos los ámbitos de la región que se propone: decir Granada, en Jaén y en Almería, es decir madre, y con decir madre, ya está dicho cuanto hay en ella de nobles abnegaciones y de máximos respetos, y cuanto hay en los hijos de profundas gratitudes y de amorosas reverencias.

Pero además Granada, sin invocar ahora su glorioso pasado artístico y la riqueza de sus monumentos inmortales, que hacen de ella una joya y un museo, Granada es por su situación en las estribaciones de la poética Sierra Nevada y por el caudal de sus ríos, cuya poética prestancia no quita nada a la utilidad de sus corrientes, Granada, repetimos, posee una gran riqueza de aguas, en contraste para nosotros doloroso con la pertinaz y ruinosa sequía de nuestros campos abrasados por el sol. Y he aquí como sobre esta base, sobre aquella abundancia y esta escasez puede aspirarse mediante una distribución equitativa, racional, científica, fraternal, en suma, a dotar holgadamente a ambas provincias de ese formidable elemento, sin el cual la agricultura y la industria, y por lo tanto el comercio no pueden extenderse más allá de una producción modesta, tal vez miserable, que convierta las jornadas del trabajo, por duras por vibrantes que sean, en labor infecunda, triste, desconsoladora.


Carta a la Asamblea. Parte 1I (pinchar para ver en mayor tamaño)

Bastará con recordar el problema de las aguas que conducen los ríos Castril y Guardal, cuyo trasvase, mediante la equitativa distribución de que antes se habló, podían de una parte dotar abundantemente los campos de Huéscar, Cullar Baza y los demás de aquella hermosa provincia y llevar a la zona Levante de la nuestra - Huercal-Overa, Cuevas del Almanzora, Albox, Vera, Antas, etc. - un elemento de producción y de riqueza de valía tan alta y de aplicación tan adecuada y fecunda, que sus resultados se ofrecerían a los habitantes de aquellas villas con todas las apariencias seductoras de un sueño.

Otro tanto puede decirse de las comunicaciones y medios de transporte entre ambas provincias: en la línea del ferrocarril, Guadix, Moreda y Granada, se enlazan directamente con nuestra ciudad: otra red pone en comunicación a ésta con Serón, Tíjola, Purchena, Huercal-Overa y a estos pueblos con Baza, Caniles y los demás de situación análoga.

Amplias carreteras, actualmente dotadas de pavimentos admirables, comunican a nuestra Ciudad y a los pueblos del Poniente de la provincia con la famosa y pintoresca región de la Alpujarra, desde Cádiar hasta Lanjarón y con las playas del litoral granadino desde la Mamola hasta Motril.

La provincia de Jaén es por dicha suya una de las más ricas de España; tal vez la primera en producción agrícola por la feracidad de su suelo, por la intensidad de su cultivo, por la utilidad de sus productos - cereales y aceites de la más alta calidad - por la potencia y fecundidad de las industrias derivadas de la agricultura, por la ordenada y directa acción de sus labores, por la aptitud y aplicación de sus obreros y por las iniciativas fecundas de sus propietarios. El mercado de trigo, cebada y aceite que esa provincia ofrece, es sencillamente espléndido y no se hace mención de su ganadería porque la tracción mecánica ha quitado importancia a esta producción, en otras épocas de tan alta utilidad y de tan múltiples aplicaciones.

Pues todavía la provincia de Jaén ofrece otra gran riqueza digna de especial mención, la riqueza minera. Puede afirmarse que el subsuelo es tan productivo como el suelo: Linares, Bailén y la Carolina, acusan una producción de minerales, especialmente plomos, que pese a todas las dificultades que actualmente ofrecen los mercados, representa una inmensa riqueza.


Carta a la Asamblea. Parte 1II (pinchar para ver en mayor tamaño)

El ferrocarril de Linares a Almería, como indica su misma denominación y confirma su trazado, se construyó con el objeto fundamental, aparte otros secundarios, de que el Puerto de Almería fuera el de Linares, que los productos mineros de aquella gran zona fueran transportados por esa línea a nuestra capital y exportados por nuestro Puerto a los mercados extranjeros. Y sin embargo, una larga y triste experiencia nos ha demostrado que ese propósito no ha logrado realización. Almería no es el puerto de Linares: como si no se hubiera construido nuestro ferrocarril, Linares signe enviando sus productos al puerto de Málaga, y lo mismo sucede con Bailén y con la Carolina.

La propuesta que tenemos el honor de formular creemos que debe llevar consigo la realización de ese ideal sentido durante tanto tiempo y todavía no consagrado en la práctica. Y lo mismo puede y debe afirmarse de la gran riqueza agrícola de aquella provincia.

En general este es el punto de vista fundamental de nuestro informe y seguramente lo será de la deliberación y acuerdo de la Asamblea: Almería ofrece a las provincias hermanas, aparte la invitación a una comunidad espiritual, perfecta, íntima, cordialísima, ofrece, repetimos, su puerto, este magnífico puerto de amplios muelles, de espléndida bahía, de hondo calado, dotado en fin de todos los medios adecuados para servir de centro a una gran expansión comercial. Enlazado con la estación del ferrocarril por la vía marítima, el puerto de Almería, que tal vez no tiene rival en el Mediterráneo, puede ser y debe ser para las tres provincias un emporio de riqueza. La triste soledad y el angustioso silencio que ahora reinan en él, salvo la época de la exportación de la uva, debe trocarse por la alegre y fecunda algarabía de las naves que recojan en sus muelles y trasladen a los muelles extranjeros sobre la superficie risueña de los mares, todos los productos de la agricultura, de la industria y del comercio de las tres provincias hermanas.


Carta a la Asamblea. Parte 1V (pinchar para ver en mayor tamaño)

Una observación para terminar. La propuesta de excluir a Málaga de la zona oriental que se trata de constituir, no aplica animadversión para aquella gran ciudad, ni siquiera olvido de sus grandes merecimientos. Málaga es una ciudad magnífica, risueña, alegre, hospitalaria, simpática, digna de su prosperidad creciente y de las bellezas y encantos que atesora. Almería lo reconoce así, lo declara así y así proclama la admiración sincera que le inspira aquel gran pueblo.

Pero los intereses de Málaga no son los de Almería: hay más, a veces se han producido si no incompatibilidades propiamente dichas, si no rivalidades más o menos encubiertas, por lo menos alguna contradicción, alguna oposición de aspiraciones, de conveniencias, de propósitos. Bastará recordar las producidas, aun existentes con motivo de la organización de las comunicaciones entre la Península y las posesiones españolas del Norte de África.

Y como dijimos al principio que la unión propuesta debe aspirar a ser permanente, evitándose que errores de constitución o de procedimiento le conviertan en efímera o en infecunda, reiteramos nuestro propósito de reducir a Granada, Jaén y Almería las provincias que deben constituir la Mancomunidad que se trata de formar ahora. No vamos contra radie, vamos a favor de los que pueden y deben vivir en el mismo hogar, en paz inalterable, en amorosa convivencia, sin recelos de reyerta próxima y a la larga de divorcio. Una elemental previsión aconseja como más prudente, que romper el vínculo, desistir de establecerlo. Pero nuestro criterio no lo dicta ninguna mala pasión: recordamos y practicamos aquella máxima de Gracián "Ni el odio ni la lisonja son cristales fieles".

Casa Consistorial de Almería, a 24 de enero de 1.933.

FIN


Carta a la Asamblea. Parte V (pinchar para ver en mayor tamaño)

Efectivamente. Este documento cumple hoy mismo 77 años, y es una de las muchísimas pruebas irrefutables de que la hermanación existente entre Jaén, Granada y Almería no es fruto de la casualidad. Ya existieron intentos más que serios de formar una Región entre estas tres provincias (hoy día a la sombra del gobierno de la Junta y sus tópicos "andaluses"), y ya es hora de hacérselo saber al pueblo del Sureste.

En próximas entregas de ¿Por qué dejé de ser andalucista? analizaremos lo ocurrido en esa Asamblea de Córdoba y quién fue realmente ese "padre de la patria andaluza",el señor Infante.