miércoles, 27 de enero de 2010

ANDALUCÍA ORIENTAL: ¿CAMBIÓ DE PENSAMIENTO LA GENERACIÓN DE LA DICTADURA?

La Asamblea de Córdoba de 1933 abordaba el estatuto de la Andalucía de ocho provincias. El próximo 29 de enero se cumplen 77 años del abandono de esa asamblea por asistentes almerienses, granadinos y jiennenses. Aquellos presidentes de diputaciones, diputados a Cortes, alcaldes, concejales, representantes de Cámaras de comercio, etc. entendieron que no convenía lo que allí se fraguaba. Reivindicaban la Mancomunidad Regional de Andalucía Oriental.


Hagamos un viaje en el tiempo por aquellos años desde una perspectiva distinta a la oficial:

En febrero de 1924 la Diputación de Granada aprobó el Proyecto de Estatuto de Autonomía para Andalucía Oriental, Mancomunidad integrada por Almería, Granada, Jaén y Málaga. Ostentaría el gobierno de una región española. La Diputación de Sevilla, con la colaboración de Blas Infante, trató de constituir otra Mancomunidad, con su estatuto, para las ocho provincias. Tras un intento fallido en 1932 por escaso ambiente regionalista andaluz, la asamblea tuvo lugar del 29 al 31 de enero de 1933.

En Almería, a mediados de enero de 1933, se notaba pasividad hacia la autonomía andaluza e indiferencia hacia su estatuto. La posición de la Diputación y Ayuntamiento almerienses era: dos regiones occidental y oriental, estando ésta formada por Almería, Granada y Jaén, “en cuyo caso sí están garantizados nuestros intereses” señaló el concejal de Almería señor Limones.


La posición de la sociedad granadina se basaba en la inexistencia de una conciencia andaluza, indisolubilidad de España, reivindicación de Andalucía Oriental, crítica al centralismo sevillano y la defensa de la capitalidad regional granadina. El Ayuntamiento propone una Andalucía Oriental a la que Málaga no se adhiere. En abril de 1932 alcaldes granadinos concluyeron que en Andalucía no existe un espíritu con las características diferenciales necesarias para constituir una autonomía de ocho provincias: la “artificiosa y no sentida mancomunidad andaluza”, proclamando que “es una realidad histórica, geográfica y administrativa, la existencia de la región de Andalucía Oriental”. En enero de 1933 las circunstancias económicas y sociales restaban importancia al asunto andaluz.


En junio de 1931 la Diputación de Jaén, a propuesta sevillana realizó una campaña de propaganda andalucista con el resultado de la indiferencia y hostilidad jienenses a la autonomía andaluza. En abril de 1932 a la Asamblea Provincial para el estatuto andaluz faltaron todos los alcaldes, y los escasos asistentes no se pusieron de acuerdo. La Sociedad Económica de Amigos del País manifestó que con ese estatuto “se pone de relieve el desconocimiento de la realidad étnica, geográfica y económica”, añadiendo que “el estatuto no tiende hacia la descentralización sino a la centralización (en Sevilla)”, postura compartida con el Ayuntamiento y la Cámara de Comercio. En enero de 1933 el periódico Democracia recogió opiniones en contra de la región de ocho provincias y de Sevilla como capital. La opción oriental se consideró “la más conveniente a nuestros intereses”. La mayoría de los municipios jienenses eran contrarios al estatuto de Blas Infante. El Ayuntamiento de Jaén alegó ausencia de espíritu andaluz, falta de conciencia autonómica y falta de convencimiento para una mancomunidad andaluza.


En una reunión de la Diputación de Almería el día 27 de enero de 1933 se aprobó una Memoria del Ayuntamiento a favor de la Mancomunidad de Andalucía Oriental. Se acordó proponer en Córdoba la división de Andalucía en dos regiones, estando la oriental formada por Jaén, Granada y Almería. La delegación del Ayuntamiento almeriense se trasladó a Granada y a Jaén para cambiar impresiones con representantes de ambas ciudades “que aceptaron ese criterio”.


El 27 de enero de 1933, en sesión del Ayuntamiento de Granada, el concejal señor Morenilla afirmó que “a Granada no le interesa la pretendida mancomunidad andaluza, cuya iniciativa parece haber surgido en Sevilla con el ánimo de sanear la economía de aquella población destrozada con la Exposición (de 1929), y cuyas consecuencias pretenden extenderlas hacia nosotros”. El 28 de enero las fuerzas institucionales, económicas y sociales granadinas acordaron acudir a Córdoba contra el estatuto andaluz por considerarlo “improcedente” y que Granada recabe la Federación de las provincias de Andalucía Oriental “constituyéndose en región con Almería y Jaén”, de la que sería capital.


El 29 de enero, durante la Asamblea, Huelva quedaba fuera de la occidental uniéndose a Extremadura como manifestaron órganos onubenses. El granadino Carlos Morenilla calificó de ilegal la convocatoria de la Asamblea, pues las Comisiones Gestoras “no tienen autoridad para ello en cuanto no son de elección". Por la Agrupación Socialista granadina el señor Carreño dijo: “Sometido el asunto que se debate a la Agrupación Socialista, ésta se ha pronunciado unánimemente contraria al estatuto (…) no hay problema autonómico, y caso de que se estimara lo hay, entonces hemos de tender a que haya una región, Andalucía Oriental, con la capitalidad en Granada, pues así es de justicia y nos pertenece en derecho”. El representante jienense de la Económica dijo “Ahora no existe esa conciencia que es necesaria para determinar cómo ha de ser la estructura de la Andalucía autónoma, si una región, o dos, o doce”. Y añadió “Jaén no se siente andaluza”. Los demás representantes jienenses le apoyaron. El concejal granadino Carlos Morenilla presentó una propuesta para dar por terminada la asamblea y decidir después entre autonomía única, doble o simples mancomunidades para obras y servicios, propuesta rechazada por varios representantes sevillanos entre ellos Blas Infante quién habló de “residenciar a las provincias disidentes”. En la votación de aplazamiento de la asamblea participaron asistentes sin representación legal. Además la Mesa impuso votar por puesta en pie cuando la mayoría de los asistentes eran gaditanos, sevillanos y cordobeses. Esas condiciones junto al resultado, que rechazaba el aplazamiento del estatuto andaluz, motivó que la mayoría de los delegados de Jaén, Granada, Almería, Málaga y Huelva abandonasen la asamblea.


En junio de 1936 el Ayuntamiento de Granada en pleno municipal acordó mantener la necesidad de las dos entidades regionales y los derechos de Granada a la capitalidad de Andalucía Oriental. Quienes reivindicaron la Mancomunidad Regional de Andalucía Oriental fueron víctimas de la Guerra Civil y la dictadura, pero el espíritu regionalista de Andalucía Oriental continuó y se mantiene vivo.

A la salida del “tunel” de la dictadura encontramos de nuevo el mismo intento sevillano: crear una comunidad a su imagen y semejanza, pero ahora lo han conseguido. Recientemente han colocado un estatuto reformado que en su preámbulo ningunea la voluntad de aquellos representantes. Se ha falseado la historia por capricho y se priva a nuestra tierra de una administración propia. ¿Dónde quedó el sentimiento unánime de nuestros abuelos en 1933? Es de esperar una reflexión sobre continuar o no bajo la actual autonomía.

Texto: José Guerrero López (Presidente de la Plataforma por Andalucía Oriental).
Fotos: Hemerotecas de El Noticiero GranadinoEl Ideal.

martes, 26 de enero de 2010

EL TIMO DE LA ALTA VELOCIDAD

La autovía A-92 llegó a Almería en diciembre de 2002. Y el avión Almería-Sevilla, cuyas gestiones se iniciaron en 2000, despegó finalmente el pasado 15 de enero... A Almería todo llega tarde. Y además, siendo las competencias en infraestructuras cosa del gobierno autonómico (y no del central), no esperemos el AVE para antes de 2020...

Pero es que encima, lo que llegará a Almería no será exactamente un tren de alta velocidad, sino uno de "altas prestaciones". ¿Qué significa esto? A parte de que nos están timando, significa que serán unas vías de ancho RENFE (y no europeo) por el que circulará un tren mixto de pasajeros y de mercancías, el cual no superará los 250 km/h (recordemos que el reciente estudio informativo del Almería-Granada fija la velocidad media en menos de 170...). ¿Esto es "alta velocidad"? Con perdón, pero... "y una mierda".

Mierda que no se llevarán otras ciudades costeras como Algeciras o Málaga. ¿Veis por dónde van los tiros? Efectivamente: por seguir ninguneando al Puerto de Almería que, a pesar de todo, ha sido de las pocas infraestructuras del sur que ha saldado el año de la crisis con ganancias. Ahora mismo, duela a quien duela, el Puerto de Almería es el segundo puerto de Andalucía POR ENCIMA DEL DE MÁLAGA.

Pero claro, la Junta gobierna para quien gobierna...

Si a esto le añadimos que el tren llegará bajo tierra hasta ese puerto malagueño (cosa que los almerienses llevamos pidiendo a gritos desde hace tiempo), no puede haber un mayor descaro...

Y es que, Andalucías hay dos. Y los primeros que lo consideran así son los de la Junta que nos dividen por velocidades: "Anda, Lucía" y "Sooo, Lucía", como bien reza esta viñeta del dibujante Soria (aunque estoy en total desacuerdo... Córdoba disfrutan de un verdadero AVE desde hace 18 años).


Según la documentación oficial, las únicas líneas de AVE previstas por el Ministerio de Fomento para Andalucía son Málaga-Granada (a través del enlace con Antequera), Málaga-Sevilla y Málaga-Algeciras. Además de las existentes Sevilla-Córdoba-Madrid y Málaga-Córdoba-Madrid.

Las demás líneas para el resto de capitales sureñas -Almería, Cádiz, Huelva y Jaén- no estarán conectadas con líneas AVE a Madrid, sino a través de algo totalmente diferente denominado Trenes de Altas Prestaciones sobre líneas de ancho RENFE para tráficos mixtos de mercancías y viajeros e incluso de trenes de cercanías.

Como vemos en el siguiente mapa, tampoco se dice nada de la línea Granada-Jaén, que nos la prometieron hace poco y por la cual Almería quedaría decentemente unida con Madrid sin tener que hacer ninguna las dos absurdas vueltas que nos obliga a dar el proyectado trazado: Almería-Murcia-Madrid o Almería-Antequera-Madrid.


En rojo, el AVE. En azul los "trenes mixtos". En amarillo "en estudio".

El corredor mediterráneo figura "en estudio" en el tramo que conectaría la capital almeriense con Motril, dejando en bragas una vez más al Poniente de la provincia, cuyas rentas-per-cápita (El Ejido y Roquetas de Mar) no han sido tenidas en cuenta por los del Parlamento pese a ser las más altas de la Comunidad Autónoma. Porque, eso sí, para pagar sí que está Almería, que nuestro dinero hace mucha falta en Andalucía Occidental...

En fin. Para qué seguir escribiendo. Una más. Y van...

domingo, 24 de enero de 2010

ESTO SÍ QUE ES "MEMORIA HISTÓRICA"


La historia da la razón a Almería. Fuimos Al-Andalus (que no Andalucía) y fuimos Reino de Granada (junto con la provincia del mismo nombre, además de Málaga y parte de Jaén). Le dijimos que no a Blas Infante en la Asamblea de Córdoba de 1933 en la que se constituyó el actual mapa andaluz. Y también votamos no en el dichoso 28 de Febrero de 1980, que nos obligan a celebrar todos los años...

Mientras preparaba un documento sobre dicho 28-F, me topo con la siguiente reliquia: CARTA FIRMADA POR EL AYUNTAMIENTO DE ALMERÍA EN 1933 en las cuales exponen sus pretensiones a defender en LA ASAMBLEA DE CÓRDOBA (sí. La de Blas Infante: el que dicen que es "nuestro padre").

Lean atentamente. No tiene desperdicio:

A LA ASAMBLEA

La Comisión especial designada por el Excmo. Ayuntamiento para estudiar y emitir dictamen sobre la forma, extensión y límite con que debe constituirse la Mancomunidad andaluza, como base para la redacción del correspondiente estatuto orgánico de esa entidad, ha procedido al estudio del asunto sometido a su deliberación y como resultado de la labor realizada tiene el honor de proponer a la Asamblea las siguientes conclusiones:

. Las provincias que forman hoy la región andaluza se distribuirán en dos zonas o regiones que por su situación geográfica respectiva recibirán las denominaciones de Andalucía Occidental y Andalucía Oriental.

. Formarán la zona occidental las provincias de Córdoba, Sevilla, Cádiz y Málaga y la oriental las de Granada, Jaén y Almería, con el territorio que actualmente la forman.

. La provincia de Huelva se agregará a la región de Extremadura, aceptando así los propósitos manifestados por los órganos representativos de esa provincia; aunque lamentando la segregación, que priva a Andalucía de una parte de su territorio, de su población y de su riqueza.

La Comisión podría razonar su propuesta con una sencillísima y fundamental observación, a saber, que esa propuesta contiene el pensamiento y la aspiración de la provincia almeriense; y tratándose, como se trata, de un asunto en que la opinión popular tiene voto decisivo, es indudable que al lado de esa opinión y de conformidad con el pensamiento y el propósito que les alientan, deben ofrecerse por todos los organismos de Almería los términos de solución al problema planteado.

Pero además es conveniente y obligado consignar, por añadidura que la opinión almeriense no se ha mostrado en ese sentido ni ha expresado esa aspiración por mero impulso instintivo, por movimiento espontáneo e irreflexivo de su voluntad, ni siquiera por móviles o estímulos meramente espirituales o románticos o exclusivamente ambiciosos o egoístas; sino en virtud de una firme convicción, serenamente preparada y hondamente sentida, la cual han contribuido, en resumen, en la proporción debida, la geografía y la historia, la conveniencia y el amor, los intereses materiales y los vínculos del espirita y la defensa, el amparo y el fomento del comercio, de la industria y de la agricultura: el trazado y desarrollo de las vías de comunicación, la forma, la potencia y el objetivo de los medios de transporte, la producción, el consumo, todo, en fin, lo que constituye la vida de un pueblo, todo lo que puede inducirle a la unión, a la comunidad con otros pueblos amigos y vecinos, sin el temor de que por falsedad de los principios inspiradores del proyecto o por error del procedimiento elegido para realizarlo, la unión resulte efímera y la comunidad infecunda.


Carta a la Asamblea. Parte 1 (pinchar para ver en mayor tamaño)

Descendiendo ahora a detallar desde luego sin prolijidad enojosa, los motivos específicos que abonan la propuesta formulada, conviene, ante todo, señalar una de carácter meramente espiritual en cuanto a su naturaleza, pero de amplias y generosas derivaciones en la vida práctica de los pueblos: nos referimos a la atracción, reverencia y amor que la Universidad de Granada - alma mater de las tres provincias hermanas - inspira a todos los pueblos y a todos los habitantes de su gran territorio. La gran escuela granadina, tan fecunda, tan sabia, tan generosa y tan simpática, ha irradiado la luz de sus enseñanzas y esparcido los prestigios de su sabiduría y enaltecido la veneración de su gloriosa ancianidad por todos los ámbitos de la región que se propone: decir Granada, en Jaén y en Almería, es decir madre, y con decir madre, ya está dicho cuanto hay en ella de nobles abnegaciones y de máximos respetos, y cuanto hay en los hijos de profundas gratitudes y de amorosas reverencias.

Pero además Granada, sin invocar ahora su glorioso pasado artístico y la riqueza de sus monumentos inmortales, que hacen de ella una joya y un museo, Granada es por su situación en las estribaciones de la poética Sierra Nevada y por el caudal de sus ríos, cuya poética prestancia no quita nada a la utilidad de sus corrientes, Granada, repetimos, posee una gran riqueza de aguas, en contraste para nosotros doloroso con la pertinaz y ruinosa sequía de nuestros campos abrasados por el sol. Y he aquí como sobre esta base, sobre aquella abundancia y esta escasez puede aspirarse mediante una distribución equitativa, racional, científica, fraternal, en suma, a dotar holgadamente a ambas provincias de ese formidable elemento, sin el cual la agricultura y la industria, y por lo tanto el comercio no pueden extenderse más allá de una producción modesta, tal vez miserable, que convierta las jornadas del trabajo, por duras por vibrantes que sean, en labor infecunda, triste, desconsoladora.


Carta a la Asamblea. Parte 1I (pinchar para ver en mayor tamaño)

Bastará con recordar el problema de las aguas que conducen los ríos Castril y Guardal, cuyo trasvase, mediante la equitativa distribución de que antes se habló, podían de una parte dotar abundantemente los campos de Huéscar, Cullar Baza y los demás de aquella hermosa provincia y llevar a la zona Levante de la nuestra - Huercal-Overa, Cuevas del Almanzora, Albox, Vera, Antas, etc. - un elemento de producción y de riqueza de valía tan alta y de aplicación tan adecuada y fecunda, que sus resultados se ofrecerían a los habitantes de aquellas villas con todas las apariencias seductoras de un sueño.

Otro tanto puede decirse de las comunicaciones y medios de transporte entre ambas provincias: en la línea del ferrocarril, Guadix, Moreda y Granada, se enlazan directamente con nuestra ciudad: otra red pone en comunicación a ésta con Serón, Tíjola, Purchena, Huercal-Overa y a estos pueblos con Baza, Caniles y los demás de situación análoga.

Amplias carreteras, actualmente dotadas de pavimentos admirables, comunican a nuestra Ciudad y a los pueblos del Poniente de la provincia con la famosa y pintoresca región de la Alpujarra, desde Cádiar hasta Lanjarón y con las playas del litoral granadino desde la Mamola hasta Motril.

La provincia de Jaén es por dicha suya una de las más ricas de España; tal vez la primera en producción agrícola por la feracidad de su suelo, por la intensidad de su cultivo, por la utilidad de sus productos - cereales y aceites de la más alta calidad - por la potencia y fecundidad de las industrias derivadas de la agricultura, por la ordenada y directa acción de sus labores, por la aptitud y aplicación de sus obreros y por las iniciativas fecundas de sus propietarios. El mercado de trigo, cebada y aceite que esa provincia ofrece, es sencillamente espléndido y no se hace mención de su ganadería porque la tracción mecánica ha quitado importancia a esta producción, en otras épocas de tan alta utilidad y de tan múltiples aplicaciones.

Pues todavía la provincia de Jaén ofrece otra gran riqueza digna de especial mención, la riqueza minera. Puede afirmarse que el subsuelo es tan productivo como el suelo: Linares, Bailén y la Carolina, acusan una producción de minerales, especialmente plomos, que pese a todas las dificultades que actualmente ofrecen los mercados, representa una inmensa riqueza.


Carta a la Asamblea. Parte 1II (pinchar para ver en mayor tamaño)

El ferrocarril de Linares a Almería, como indica su misma denominación y confirma su trazado, se construyó con el objeto fundamental, aparte otros secundarios, de que el Puerto de Almería fuera el de Linares, que los productos mineros de aquella gran zona fueran transportados por esa línea a nuestra capital y exportados por nuestro Puerto a los mercados extranjeros. Y sin embargo, una larga y triste experiencia nos ha demostrado que ese propósito no ha logrado realización. Almería no es el puerto de Linares: como si no se hubiera construido nuestro ferrocarril, Linares signe enviando sus productos al puerto de Málaga, y lo mismo sucede con Bailén y con la Carolina.

La propuesta que tenemos el honor de formular creemos que debe llevar consigo la realización de ese ideal sentido durante tanto tiempo y todavía no consagrado en la práctica. Y lo mismo puede y debe afirmarse de la gran riqueza agrícola de aquella provincia.

En general este es el punto de vista fundamental de nuestro informe y seguramente lo será de la deliberación y acuerdo de la Asamblea: Almería ofrece a las provincias hermanas, aparte la invitación a una comunidad espiritual, perfecta, íntima, cordialísima, ofrece, repetimos, su puerto, este magnífico puerto de amplios muelles, de espléndida bahía, de hondo calado, dotado en fin de todos los medios adecuados para servir de centro a una gran expansión comercial. Enlazado con la estación del ferrocarril por la vía marítima, el puerto de Almería, que tal vez no tiene rival en el Mediterráneo, puede ser y debe ser para las tres provincias un emporio de riqueza. La triste soledad y el angustioso silencio que ahora reinan en él, salvo la época de la exportación de la uva, debe trocarse por la alegre y fecunda algarabía de las naves que recojan en sus muelles y trasladen a los muelles extranjeros sobre la superficie risueña de los mares, todos los productos de la agricultura, de la industria y del comercio de las tres provincias hermanas.


Carta a la Asamblea. Parte 1V (pinchar para ver en mayor tamaño)

Una observación para terminar. La propuesta de excluir a Málaga de la zona oriental que se trata de constituir, no aplica animadversión para aquella gran ciudad, ni siquiera olvido de sus grandes merecimientos. Málaga es una ciudad magnífica, risueña, alegre, hospitalaria, simpática, digna de su prosperidad creciente y de las bellezas y encantos que atesora. Almería lo reconoce así, lo declara así y así proclama la admiración sincera que le inspira aquel gran pueblo.

Pero los intereses de Málaga no son los de Almería: hay más, a veces se han producido si no incompatibilidades propiamente dichas, si no rivalidades más o menos encubiertas, por lo menos alguna contradicción, alguna oposición de aspiraciones, de conveniencias, de propósitos. Bastará recordar las producidas, aun existentes con motivo de la organización de las comunicaciones entre la Península y las posesiones españolas del Norte de África.

Y como dijimos al principio que la unión propuesta debe aspirar a ser permanente, evitándose que errores de constitución o de procedimiento le conviertan en efímera o en infecunda, reiteramos nuestro propósito de reducir a Granada, Jaén y Almería las provincias que deben constituir la Mancomunidad que se trata de formar ahora. No vamos contra radie, vamos a favor de los que pueden y deben vivir en el mismo hogar, en paz inalterable, en amorosa convivencia, sin recelos de reyerta próxima y a la larga de divorcio. Una elemental previsión aconseja como más prudente, que romper el vínculo, desistir de establecerlo. Pero nuestro criterio no lo dicta ninguna mala pasión: recordamos y practicamos aquella máxima de Gracián "Ni el odio ni la lisonja son cristales fieles".

Casa Consistorial de Almería, a 24 de enero de 1.933.

FIN


Carta a la Asamblea. Parte V (pinchar para ver en mayor tamaño)

Efectivamente. Este documento cumple hoy mismo 77 años, y es una de las muchísimas pruebas irrefutables de que la hermanación existente entre Jaén, Granada y Almería no es fruto de la casualidad. Ya existieron intentos más que serios de formar una Región entre estas tres provincias (hoy día a la sombra del gobierno de la Junta y sus tópicos "andaluses"), y ya es hora de hacérselo saber al pueblo del Sureste.

En próximas entregas de ¿Por qué dejé de ser andalucista? analizaremos lo ocurrido en esa Asamblea de Córdoba y quién fue realmente ese "padre de la patria andaluza",el señor Infante.

viernes, 22 de enero de 2010

ORGULLO BLANQUIVERDE


En España, el deporte rey es el fútbol. De eso no hay duda.

En otros deportes, ya pueden estar la selección de baloncesto ganando europeos y mundiales año sí y año también, o Rafa y compañía levantando la Copa Davis de Tenis... Pero la marea roja que se vivió en las calles españolas la noche del 29 de Junio de 2008 después de que Íker Casillas levantara la Eurocopa de fútbol, no se ha vivido jamás en este país.

Otros deportes de equipo sin la solera del balompié son el balonmano o el voleibol... ¿Será porque los principales equipos son de Ciudad Real o de Almería, en lugar de Madrid y Barcelona? Puede ser. Pero si el Recreativo de Huelva es el decano del fútbol español y el Real Madrid el conjunto que más trofeos ha levantado, revindiquemos desde esta esquina del sureste al CLUB VOLEIBOL ALMERÍA, el equipo más antiguo y laureado del voleibol masculino español.

El Club Voleibol Almería nació y creció (literalmente) con Moisés Ruíz en 1986. El desaparecido entrenador, fundó un equipo de infantiles llamado C.V. Estudiantes, entre los que ya se encontraba Manolo Berenguel (retirado hace dos temporadas). Sólo tres años le bastaron al conjunto almeriense para plantarse en la máxima categoría.


Con el nombre de Club Cajalmería, el equipo continuaría su meteórico ascenso: a la plantilla se incorporan jugadores nacionales de primer nivel como el canario Felipe Medina, así como los internacionales búlgaros Vanyo Arshinkov y Sasha Dimov, o el austríaco Oliver Stamm. Ya no jugaría por la permanencia, sino que aspiraría a participar en la Copa del Rey, codeándose con los grandes clubes de entonces: Atlético de Madrid, Real Madrid, Son Amar o el actual Guaguas Las Palmas.

A partir de 1991, el equipo ya era Unicaja Almería. El chino Yu Yiqing, el mítico Rafa Pascual o los almerienses Juanjo Salvador y Carlos Carreño (el actual entrenador) son algunos de los jugadores que conformaban un conjunto que, sin lugar a dudas, ya era grande. Durante las siguientes temporadas, no se perdió una edición de la Copa del Rey así como era habitual entre los cuatro primeros de la clasificación. El nombre del club almeriense se pasearía también por Europa.

Pero fue en 1995 cuando el Pabellón de Deportes de El Ejido sería testigo del primer trofeo levantado por el Club Voleibol Almería: la Copa de S.M. El Rey. Fue un 8 de abril y con un incontestable 3-0 al Las Palmas.

Hasta esas fechas, el Unicaja Almería había ido cumpliendo en todas las competiciones nacionales. Sería a partir de entonces cuando comenzó el hábito de levantar alguna que otra copa. En la 95/96 gana la Supercopa de España y juega la Final Four de la Recopa de Europa, donde cayó derrotado por el Bayer Wuppertal y el Alcom Capelle.

Pero sin duda alguna, el mejor año de la historia del club fue 1998, cuando consiguió el doblete (Superliga masculina y Copa) y quedó subcampeón de Europa (hecho que nunca antes se había logrado en el voleibol español). A la final de la Champions llegó tras superar a Mladost Zagreb (3-2), y una vez allí cayó con el Casa Modena.

Entre 1999 y 2005, el conjunto almeriense escribiría, definitivamente, su nombre con letras de oro: 6 Superligas consecutivas, 2 Copas del Rey y 2 Supercopas, sin olvidar el tercer puesto en la European Top Teams Cup (2001).

La plantilla almeriense de la temporada 2002/2003 aportó hasta 6 jugadores a la selección española: Cosme Prenafeta, Luis Pedro Suela, José Antonio Casilla, Pedro Cabrera, y (por supuesto) Carlos Carreño y Juanjo Salvador.


Cuando en la temporada 2004/05 se levantaba el octavo título de Superliga, el Unicaja Almería borraba el récord que hasta ese momento ostentaba el Real Madrid (cuya sección de voleibol, además, ya había desaparecido). Esta hazaña se realizó en un año mítico para Almería, al coincidir con la celebración de los XV Juegos Mediterráneos.

Tras cuatro años en los que los blanquiverdes sólo han conseguido dos Copas del Rey (2007 y 2009), el recién estrenado 2010 se presenta con positivismo. Catorce victorias consecutivas (por ninguna derrota) hacen al Unicaja Almería líder indiscutible de la Superliga. Por desgracia, volverá a doler la espina clavada de la Champions League... Los búlgaros del CSK y los franceses del Tours nos han dejado un año más con la miel en los labios.


Tener un trofeo europeo en las vitrinas almerienses sigue siendo la cuenta pendiente. Aún así, “vacilemos” de Almería con este palmarés: 8 Superligas, 6 Copas del Rey, 4 Supercopas de España y 1 Subcampeonato de Europa.

martes, 19 de enero de 2010

¡VÁMONOS DE TAPAS!


En los más de tres años en los que he residido en Andalucía Occidental, me he dado cuenta de que el tapeo de Almería es alarmantemente desconocido... Bueno, en realidad, la provincia almeriense es, en su totalidad, alarmantemente desconocida. Pero hoy vamos a lo que vamos: a las tapas.

En el sur de España, sólo hay tres provincias donde la cerveza -el vino, el mosto o, incluso, el refresco- viene automáticamente acompañado de ese pequeño plato de comida denominado tapa. Jaén, Granada y Almería -provincias hermanadas donde las haya- comparten esta tradición. Sin embargo, durante mis ocho meses residiendo en Córdoba y durante los casi tres años que he vivido en Sevilla, he comprobado que la fama de “la tapa gratis con la cerveza” es exclusiva de Granada. Incluso, he llegado a oír que “Granada es la única provincia de España donde te ponen tapa con la cerveza”.

Todos los almerienses sabemos que esto no es así y, pese al poco orgullo que derrochamos, aquí se escucha mucho eso de que “el tapeo es algo nuestro”. Si tan nuestro es, ¿por qué no se conoce fuera? Incluso los granadinos -y algún que otro jiennense- admiran nuestros bares, ya que, al contrario que en los de la capital de la Alhambra, aquí la tapa se puede elegir. Además, contamos con especialidades muy nuestras como el tabernero, las migas o las chérigans, por no hablar de nuestra gran variedad y calidad en pescado. Tampoco en Granada se conoce el concepto de “tapa extra” (esa tapa que te tomas sin necesidad de volver a pedir una nueva bebida).



En la provincia de Almería existen bares y restaurantes para todos los gustos. El precio de la cerveza con tapa oscila entre 1'60 y 2'30 €. Evidentemente, esto dependerá del establecimiento en cuestión, así como de si se trata de una cerveza en vaso de caña o de tubo, o de si la tomas en la barra o te la sirven en la mesa. Ahora, restaurantes como El Quinto Toro, La Tahona o Casa Puga, han decidido por fin mover ficha.

Después de muchas reivindicaciones por parte de los hosteleros, así como de los propios ciudadanos, mañana y pasado -miércoles 20 y jueves 21 de enero- se celebrará en el Hotel Vinci Soho la muestra “Almería de tapas, saboréala”.

La Escuela de Hostelería y varios locales de la ciudad han preparado una veintena de platos para mostrar sus delicias gastronómicas, en lo que sólo será la antesala de lo que se pretende mostrar en Madrid. Y es que Fitur (la Feria Internacional de Turismo) será el próximo destino. El tapeo de Almería por fin es usado como gancho turístico.



Asadura de cordero al ajillo, remojón de San Antón, ensalada de Suflí con bacalao, paté de olivas negras con ancholinas, pechuga de pollo escabechado, jamón de Serón en texturas, lomo al horno con ajoblanco, chanquetes de la huerta almeriense, manojitos de judías con bacon, calabacín grillé con ahumados, berenjenas en tempura con miel de caña, milhojas de verduras con queso fresco, jibia acaracolada y bacalao ahumado con piquillos... ¿De verdad no os ha entrado hambre?

domingo, 17 de enero de 2010

ALMERÍA VUELA ALTO



Como ya he comentado en algún otro post, los problemas de comunicaciones de Almería son a veces “maquillados” gracias a una de las principales infraestructuras que tenemos: el aeropuerto de El Alquián.

Durante 2009, la crisis ha hecho perder más del 20% de pasajeros en el aeródromo almeriense, pero aún así, las obras de remodelación y ampliación de la terminal marchan a buen ritmo (se prevé que concluyan en septiembre), y cada vez son más las compañías que se interesan en operar en Almería.

Tras la reciente inauguración de la línea con Sevilla (que ya critiqué en entradas anteriores pero que, no obstante, debemos celebrar), los destinos desde el aeropuerto de Almería ascienden a trece: nueve nacionales y cuatro internacionales. Iberia y Air Nostrum mantiene varias conexiones con Madrid, Barcelona y Melilla (además de la nombrada Sevilla). A ella se suma Air Europa, que ha comenzado a operar con Asturias, Bilbao, Santiago de Compostela, Zaragoza y -otra vez- Barcelona. A la ciudad condal también llegan aeronaves de Ándalus e Iberworld Airlines. Esta última también ofrece vuelos directos a Bilbao, Santiago y Valladolid. Otra low-cost, Ryanair, viaja diariamente a la capital de España, mientras que Air Berlín aterriza en el aeropuerto de Palma de Mallorca.

Se echa de menos algún vuelo a las Islas Canarias, así como sería estudiable ofrecer una ruta entre Almería y Valencia. De todas formas, la compañía Ándalus está barajando la posibilidad de implantar una nueva conexión con San Sebastián.

En cuanto a los destinos internacionales, el aeródromo almeriense ofrece una nueva conexión regular a Tánger (también con Ándalus). Además, ya operan los vuelos de la compañías Thomas Cook Belgium y se espera a Jetairfly para ir a Bruselas. Además están las aerolíneas Air Berlin y Ryanair a Düsseldorf, y de Easyjet a Londres. El turismo internacional en nuestra provincia así como el alto número de extranjeros residentes en ella -que parece que a veces los ignoramos- son los principales beneficiados de estos vuelos.

Pero, sin lugar a dudas, desde ¿Por qué dejé de ser andalucista? quisiera invitar a usar y promocionar nuestro aeródromo a todos los almerienses que residen fuera o que simplemente desean hacer turismo. No es tan caro como normalmente se piensa y es un medio de transporte cómodo y seguro.

jueves, 14 de enero de 2010

A VER SI ES VERDAD...

Autodefinido por un servidor como "el casco antiguo más abandonado de España"... Parece que, por fin, el ayuntamiento de la capital va a poner cartas en el asunto. Resumo la noticia aparecida hoy en el Ideal:

El Centro Histórico de Almería encara este año como el primero de un futuro prometedor. No en vano, en 2010 comenzarán a ser realidad los objetivos del Plan Urban, un proyecto de 14,3 millones de euros que persigue regenerar y revitalizar una zona que rezuma siglos de historia.

Y es que, el casco antiguo, centro neurálgico y simbólico de la ciudad de Almería es, sin embargo, un área que sufre problemas de degradación medioambiental, exclusión social y física, cualificación deficiente y elevado índice de abandono escolar, además de una débil tasa de actividad económica y falta de cohesión entre sus residentes.

La memoria del Plan Urban, presentado a la Unión Europea para su apoyo inversor, así lo demuestra. Según el documento, el nivel educativo de la zona Urban -delimitada al Este por el entorno de la calle Real y, al Oeste, por el barrio de La Chanca- presenta «mayores deficiencias comparado con los resultados correspondientes al municipio de Almería».
 
 
La noticia se centra en las estadísticas de la población residente en esta zona de Almería, donde existe un gran porcentaje de analfabetismo y un importante dominio de la etnia gitana... Cuestiones raciales a parte, nos gustaría saber más sobre actuaciones urbanísticas concretas: nuevos accesos, remodelación de calles y plazas, construcción de nuevos edificios públicos (alguna facultad de la Universidad no estarían nada mal), o los milvecesnombrados microbuses,...
 
Nada de eso se comenta. Pero, siendo postitivos, al menos tenemos una miserable iniciativa por parte del ayuntamiento, el cual, durante demasiados años, ha tenido olvidado el corazón de la ciudad de Almería.

miércoles, 13 de enero de 2010

LA LLAMA DEL CINE SEGUIRÁ ARDIENDO

Luces, cámara... ¡acción! Ya está todo listo para que la primera semana del próximo mes de febrero abra sus puertas al público el Museo del Cine de la capital, el primero interactivo y multimedia de España.



No habrá un Museo del Cine como éste en España puesto que los de Gerona y Madrid están dedicados a la exposición de material audiovisual y de cámaras antiguas, mientras que en el de Almería el visitante podrá tener la sensación de ser parte de una de las decenas de películas que se han rodado aquí.

Este centro documental del cine está ubicado en el barrio de Villa Blanca -junto a la avenida del Mediterráneo-, en el conocido como Cortijo Romero donde el 'Beatle' más universal, John Lennon, escribió la letra de la canción 'Strawberry Fields Forever'.

Y será, precisamente, el británico, el protagonista indiscutible del recinto. De hecho en la segunda planta habrá un área dedicada al cantante de Liverpool. El proyecto de musealización, diseñado por la empresa Lunatus -con el asesoramiento de los almerienses Ignacio Fernández Mañas, Paco Verdegay y Adolfo Iglesias-, incluye una sala divertida y original donde se proyecta una película a tamaño real que reproduce cómo fue una fiesta en esta casa, en la que los visitantes podrán compartir la celebración de manera virtual con actores como Lawrence Olivier, John Malkovich o Rachel Welch.

Lennon aparece también en la habitación que fue su dormitorio personal. Un proyector le sitúa, incluso, a tamaño real, acostado en la cama; y además, en el baño, que mantiene los motivos personales de su estancia, hay alusiones al británico. En concreto, un caleidoscopio proyecta en la habitación fresas -strawberry, en inglés- puesto que se comenta que fue en el baño se inspiró para escribir la letra de la canción.

El resto del museo dedicado al cine cuenta con una sala con hologramas en 3D de la historia del séptimo arte en Almería; y se recuerda a grandes figuras como Sergio Leone y al 'spaghetti western', que tan popular hizo a la provincia con el rodaje de películas de este subgénero.

Una segunda estancia de la primera planta expondrá el vestuario de algunos de los actores y filmes más populares que utilizaron los escenarios naturales de Almería, como es el caso de Clint Eastwood y Cleopatra.

Un muro de la casa recuerda, con fotografías y fechas, las películas que se rodaron en esta tierra, y habrá también una sala en la que se realizarán recorridos en tres dimensiones por algunos de los escenarios más cinematográficos de Almería, además de contar con una exposición del fotógrafo Carlos de Paz sobre el Desierto de Tabernas, personajes y extras de las distintas cintas.

Uno de los momentos más especiales será cuando los visitantes tengan la oportunidad de ser, junto a Eastwood, el coprotagonista de una de sus películas, gracias al croma-key.



Esta iniciativa era realmente necesaria para mantener viva la llama del séptimo arte en Almería. Esperamos que no sea la última.

lunes, 11 de enero de 2010

PROMESAS DEL ESTE. LADRONES DEL OESTE

Hoy estoy muy emocionado porque, por primera vez, voy a escribir un post que será publicado en mis dos blogs. Y es que, para l@s que conocen “Diario búlgaro / Al sur del Danubio” sepan que desde estas navidades tengo un nuevo blog que también cuenta con doble título. “Almería en la sombra” o “¿Por qué dejé de ser andalucista?” se podría definir como un blog divulgador, romántico y reivindicativo de la Comunidad Autónoma de Almería (sí, “Comunidad Autónoma”. Lo he escrito bien. Ya he avisado que se trata de un blog reivindicativo).



Una de las charlas que nos dieron en el Encuentro de Formación a la Salida del SVE fue ofrecida por un ex-voluntario gaditano en Alemania. Nos contaba que cuando volvía a su pequeño pueblo, para ahorrarse el agobio de tantas preguntas por parte de sus paisanos, optó por contarles justamente lo que ellos querían oír de su experiencia en Hamburgo: cervezas muy grandes, salchichas muy gordas y “como se come en España, no se come en ningún sitio”.

Al ser Bulgaria un país más desconocido, yo no lo estoy teniendo tan fácil como él. Y, por otro lado, mi conciencia me impide llegar a España y contar que Bulgaria solo son tías buenas, ciudades decadentes y “como se come en España no se come en ningún sitio”.

Aún así, mi llegada a los Balcanes hace más de 3 meses no pudo evitar ser influenciada por algunos tópicos sobre Europa del Este. Y desde que me monté en ese vetusto tren que me llevó de Sofía a Gorna Oriahovitsa no paré de corroborar que, efectivamente, me encontraba al otro lado del Telón de Acero.

Pero como ya escribí en "Prejuicios e ignorancias", antes de criticar al recién conocido lugar, es preferible hacer una autocrítica del tuyo propio. Lo mismo uno se da cuenta que no somos esa potencia mundial que nos quieren vender...

Bulgaria es una tierra de contrastes. Hasta ahora mismo me negaba a usar esta expresión, ya que opino que “tierra de contrastes” debería ser una marca registrada para Almería. Pero en este caso, no me refiero a los paisajes -en Bulgaria no se encuentra nieve, desierto y playa tan fácilmente- sino a las estampas de la vida cotidiana que te hacen ver cómo este país ex-soviético avanza alternando pasos agigantados con tímidos saltitos.

Son estampas que veo al cruzar la calle por un paso de peatones y observar dos coches parados ante el semáforo. Uno es un viejo Lada ruso. El otro es un flamante monovolumen alemán con el logo de Mercedes.

Exactamente lo mismo ocurre en las estaciones de ferrocarril. Así, la acción de tomar un tren viene acompañada de la incertidumbre de saber si te montarás en un vagón de finales de los '70 o en una moderna máquina a la que más quisiera parecerse algún que otro “Andalucía Express”. En los tranvías de Sofía también se mezcla lo antiguo con lo moderno. Y es que en Bulgaria la filosofía es renovarse o morir... pero no matar. Es decir, comprar lo nuevo pero no tirar a la basura lo viejo -y más, si sigue funcionando-.



Por cierto, sobre los tranvías de Sofía: trenes ligeros, rápidos y útiles. No como el de Sevilla: aparatoso, lento e inútil. Vaya... no pretendía hablar de otro lugar de España que no fuera Almería, pero como los almerienses no tenemos tranvía, ¿verdad? Bueno, lo cierto es que que la red tranviaria del sur de España está empezando a fraguarse justo ahora, y se presume que la capital almeriense contará en el futuro con este medio de transporte. Yo sólo espero que mis nietos lo disfruten... Así como espero que los hijos de mis hijos puedan ver algún día un nuevo tramo de vía férrea en esta provincia. ¡Mira! ¡Ya no veo tanta diferencia entre Bulgaria y España! En Sofía conservan los mismos trenes de hace 30 años y en Almería tenemos las mismas vías desde 1899.

Os aseguro que “1899” no ha sido un error al escribir con el teclado: mil ochocientos noventa y nueve. En Almería no se crea un tramo ferroviario nuevo desde hace ciento once años. De hecho, por aquellos años se clausuró el tren minero de Rodalquilar y, durante los primeros años de la dictadura de la Junta de Andalucía -que en Almería está siendo más grave que la de Franco. El caudillo al menos nos hizo un aeropuerto- se cerró la línea férrea entre Guadix (Granada) y Almendricos (Murcia), incomunicando Almería con el levante. En materia de trenes, esta tierra ha ido para atrás en vez de para adelante.

Y yo me pregunto: ¿dónde dicen que se levantó un muro entre oriente y occidente? ¿En Berlín o en Antequera?

¡Cuántas veces me ha pasado que he confundido las palabras “Almería” y “Alemania” al escribir con el ordenador! La comparación es delicada y -como todas- odiosa: pero la República Democrática y la República Federal de Andalucía existen. Definitivamente España también es una tierra de contrastes y en Andalucía sí que hay un telón de acero.

Volví a casa por Navidad, el mismo 24 de diciembre. Tras pagar 3 levas de taxi (1'5 euros), me presenté en la grande y eficiente estación de ferrocarril de Gorna Oriahovitsa: veinticuatro horas abierta y en constante rendimiento.



Cogí uno de los varios trenes que conectan a este pueblo de 35.000 habitantes con la capital de Bulgaria. El trayecto es largo, las vías atraviesan zonas bastante montañosas y los trenes son algo lentos... Aún así, el viaje no superó las 4 horas.

Sofía no es como Madrid, y el metro no llega hasta el aeropuerto. Así que tomé dos autobuses urbanos por valor de 1 leva (0'50 euros) cada uno para llegar a la terminal 1 del aeropuerto búlgaro. De todas maneras, seré sincero: no pagué el segundo autobús. Demasiada confianza tienen los búlgaros y demasiado ladrones somos los españoles.

Ignoraré el trayecto aéreo Sofía-Madrid para situarme directamente en Barajas. Eran casi las diez de la noche y, maleta en mano, me planté en los accesos al metro que hay en el aeropuerto madrileño encontrándome con la sorpresa de que no estaban abiertos... Era Nochebuena, habían cerrado a las 8 de la tarde. Viéndome obligado a coger un taxi, conocí a una mujer sudamericana y a una pareja madrileño-catalana con los que compartiríamos el vehículo. Era Nochebuena, fueron 6'80 euros de suplemento. Llevábamos maletas, otros 6 euros. Precio final del trayecto: 42 euros.

Esto sí que fue un robo y no lo que dicen que hacen las mafias rumanas y búlgaras.

El taxi nos dejó en Puerta del Sol. Como era compartido, ese fue el destino elegido democráticamente por lo cuatro. Pero a mí se me echaba el tiempo encima, ya que había dos autobuses que viajaban hasta Almería esa noche y uno de ellos ya lo había perdido. Así, tomé un segundo taxi para la Estación de Méndez Álvaro. No estaba muy lejos, el taxista no me engañó -será que era latinoamericano y no español- y el contador no marcó más de 9 euros... Pero pagué casi 16. Lo había olvidado: era Nochebuena -suplemento de 6'80 euros-.

Cuando llegué a la estación, esta se encontraba en el mismo estado que las bocas del metro: cerrada a cal y canto. Desde las nueve de la noche, ningún autobús saldría de allí hasta el mediodía siguiente. España es así, ¿verdad? La fiesta es sagrada y de trabajar mas bien poco.

Si desde hace unos años he estado perdiendo el espíritu de la Navidad, en ese momento lo estaba empezando a odiar. Mi Nochebuena la pasé así: en un hostal frente a Atocha y con cerca de 70 euros menos en los bolsillos -los 40 del propio hostal y lo que me gasté entre taxis y suplementos-.

Me había acercado a la estación de tren después de que mi padre me informara de los horarios para Almería. Os recuerdo que era Navidad, que esto no es Bulgaria, y, por tanto, Almería no es Gorna Oriahovitsa... Almería es mucho peor.


A diferencia de las numerosas conexiones Gorna-Sofia y viceversa, de Madrid a Almería solo había un tren. Un único y miserable tren que saldría a las 3 y media de la tarde para llegar a mi tierra seis horas después. ¿Por qué tanto? Porque Almería es Andalucía Oriental, y no Occidental. No tenemos AVE ni Euromed. De hecho, conservamos uno de los dos Talgos que aún recorren las vías españolas -junto con el que une a Madrid con Extremadura-. Y, por último, y como ya he dicho antes, la línea Linares-Baeza-Almería tiene más de 100 años y los trenes no pueden tomar velocidades muy altas en ese trayecto. De hecho, por la provincia de Almería circulan los vagones más lentos de España, junto con la de Badajoz -¡solidaridad también con el pueblo extremeño, cojones!-.

De todas formas, algo se está haciendo mal en este país (que es España) y en esta Comunidad Autónoma (que se llama Andalucía) cuando sólo El Ejido genera más riqueza que toda Cáceres y Badajoz juntas. ¿Qué hacen estos políticos con nuestros impuestos?

Era un clamor en esas 6 horas de viaje. Un hombre mayor estaba sentado a mi misma altura, pero al otro lado del pasillo. Le estaba dando la tabarra a un joven almeriense que sólo respondía con tímidas sonrisas. Yo le presté toda la atención del mundo. Fue mi máxima fuente de información sobre todo esto que estoy escribiendo aquí y que ya había leído anteriormente en ciertas webs y blogs pro-Almería y pro-Andalucía Oriental.

Yo cogería a todos los Ministros de Fomento que ha habido en España y los subiría en el tren de Almería para que se bajaran en Linares-Baeza. Les daba un bocadillo y una Coca-Cola y otra vez p'Almería”. Decía este hombre. En aquella lluviosa tarde, una gotera inundó el acceso entre nuestro vagón y el siguiente. La indignación de este hombre -y la mía- aumentaba por momentos: “¡claro! Como en Almería nunca llueve, habrán dicho este tren pa los almerienses ¿Es que somos gilipollas o qué?”.

Dentro de todo lo malo, el Talgo no sufrió ningún tipo de retraso, y a las 21:30 horas llegué a la capital almeriense. Mi sensación fue la de un guiri que va deshaciendo mitos nada mas llegar a un lugar extranjero. En la provincia con el índice de lluvias más bajo de Europa estaba cayendo un gran chaparrón -y llevaba cuatro días así-. Y en la presumiblemente moderna, desarrollada y occidental España, me llevé una imagen que hizo rondar en mi mente una conocida palabra: decadencia.



La estación de ferrocarril de Almería está compartida desde hace 9 “provisionales” años con la de autobuses mientras se planea rehabilitar el antiguo edificio, el más bonito que han visto mis ojos. Pero allí no había obras. Ni siquiera hay proyectos de las mismas. Solo hay estudios informativos que nunca se aprueban -papel mojado-. Sólo dejadez y abandono.

El Cable Inglés, esa obra de ingeniería diseñada por la escuela de Gustavo Eiffel -el de la Torre-, se pudre entre el óxido mientras que un viejo cartel con el logotipo de la Junta de Andalucía reza que es un “bien de interés cultural”. Más dejadez. Más decadencia. Más Almería.

Mi padre me recogió en coche y abandonamos la ciudad rumbo a El Ejido por la vieja entrada de Pescadería mientras me preguntaba ¿de verdad estoy en la octava potencia mundial? Al día siguiente me senté frente al portátil con dos objetivos claros: el primero, fundar el blog “¿Por qué dejé de ser andalucista?”. Y el segundo -y tras mi accidentado viaje-, comprar un vuelo de Almería a Madrid aprovechando una de las mejores infraestructuras de comunicaciones que tenemos: el aeropuerto -¿he dicho ya que lo inauguró Franco en 1968?-.



Mis vacaciones transcurrieron como todas: a veces intensas y a veces aburridas. Pero se hicieron cortas, en definitiva. Así pues, el sábado 9 de enero me planté por primera vez en mi vida en el aeropuerto de El Alquián. Para mi sorpresa, el pequeño edificio que había visto en las fotos ya no está, y ha dado paso a una nueva, amplia y moderna terminal de pasajeros.

Por unos segundos creí en Almería, o mejor dicho, creí en los gobiernos y en su trabajo por mi provincia, porque lo que se dice “creer” en esta bendita tierra -como diría Manolo Escobar- yo siempre he creído. Pero aquello fue un espejismo: tras un amague de embarque y un retraso de dos horas, la megafonía nos anunciaba que el vuelo sería finalmente cancelado hasta el día siguiente.

La sensación entre los pasajeros fue idéntica a la que viví dos semanas antes en el Talgo. “¡Esto tenía que pasar en Almería!” Gritaba uno. “Es que Almería es la mayor mierda que hay”, le decía un chaval por teléfono a su madre. La ventanilla de Ryanair no daba abasto para recoger tanta reclamación junta: hubo madrileños que se vieron obligados a pernoctar una noche más en Almería sin opción de tomar un autobús o el dichoso tren -todas las localidades suelen agotarse el día de antes-. Y sobre las numerosas escalas perdidas mejor no hablar: una familia gallega no llegó a Santiago, una estudiante de Erasmus no pudo tomar su vuelo a Praga,... Y un servidor tuvo que cambiar, in extremis, el vuelo hacia Sofía.

Veintiocho horas después, y después de otras dos horas de incertidumbre acerca de si volaríamos o no, los pasajeros del 5385 de Ryanair subimos a la aeronave. Cuando cruzábamos la pista, vi un pequeño avión con el sello de Iberia y el de Air Nostrum. En él se podía leer también la inscripción “regional”. No tuve ninguna duda: se trata del aparato que cubrirá la nueva ruta aérea Almería-Sevilla. Esa ha sido la solución adoptada por la Junta de Andalucía para aliviar los problemas de comunicaciones en Almería: ponernos un vuelo con la capital hispalense. Está claro que estos políticos del Palacio de San Telmo no se enteran de nada... Almería reclama mejores conexiones con Madrid, con Barcelona y con el levante. Sevilla no nos interesa.

Parece increíble que esto lo esté escribiendo yo, que he vivido tres años en Sevilla. Precisamente es por eso: porque conozco muy bien el trayecto en tren entre Almería y la ciudad de la Giralda -que, por cierto, tarda cinco horas y media- y tanto en un sentido como en otro, los vagones suelen vaciarse en Granada. Está claro: Almería no demanda ir a Sevilla, ni Sevilla demanda ir a Almería.

Por otro lado el avión Almería-Sevilla será el primer vuelo intrarregional de la historia de la navegación aérea en España. ¿Hay una razón más evidente de que Andalucía es demasiado grande como para ser viable?



El domingo por la noche aterricé en una blanca ciudad de Madrid, y me alojé en Tres Cantos desde donde escribo esto, y en donde estaré hasta tomar el vuelo a Sofía -que, debido a estas nevadas, me temo que esta historia aún no ha acabado-. Dentro de mi mala suerte, mi prima de Huesca -que reside en Madrid desde hace un tiempo- me abrió las puertas de su apartamento.

Cuando le contaba lo accidentado de mis dos viajes, en los que el principal escollo ha sido la llegada a/desde Almería, mi prima afirmó “¡es que Almería es el culo del mundo!”. Ante tal expresión, yo suelo tener una respuesta preparada “¡pues vaya culito más bonito que tiene el mundo!”, sin embargo esta vez no tuve más remedio que agachar la cabeza y decir “sí, es que... ¡manda huevos!”.

Almería no está tan lejos. Hacen que esté lejos. Es tan desconocida e ignorada como Bulgaria. Tiene una doble deuda histórica: la de España con Andalucía, y la de Andalucía Occidental con Andalucía Oriental. Y esa es una barrera para el desarrollo tan dura como la de los años de dictadura comunista en los países del Este.

El clamor de sus gentes se vive en los trenes, en las puertas de embarque, en los bares,... Te lo cuentan los taxistas, lo lees en los periódicos locales. Pero al final el ruido no es suficiente y seguimos donde estamos.

Yo sólo me pregunto, ¿por cuánto tiempo?

domingo, 10 de enero de 2010

EL ALMERIENSE LLORA MUCHO, PIDE POCO Y RECIBE MENOS

Copio y pego literalmente la noticia aparecida en el Ideal de Almería del 10 de Enero con el título "Papel mojado":

En Almería cuesta mucho que se ejecuten los proyectos. Incumplimientos, retrasos, aplazamientos y olvidos son todos epítetos de las grandes obras que la ciudad tiene en su 'debe' desde hace muchos años y, en algunos casos, incluso décadas.
Una treintena de iniciativas responsabilidad del Gobierno central, la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Almería, pendientes de realizar, así lo atestiguan. El proyecto puerto-ciudad, el Cable Inglés, el hospital materno-infantil, el Mercado Central, el soterramiento de los accesos por Pescadería, el enlace de Viator con el campus universitario, la mejora del entorno de La Alcazaba, de su muralla e iluminación artística, la Ciudad de la Justicia, el tranvía y el AVE, los microbuses en el Centro Histórico, la conclusión de la autovía del Mediterráneo y de la prolongación de la A-92, el Cuartel de la Policía Local o el soterramiento del ferrocarril son algunas de las actuaciones que se eternizan en el tiempo y que vienen a sumarse a otras que han pasado a dormir el sueño de los justos, como el palacio de congresos, el soterramiento de la carretera de Ronda, el centro de deportistas de El Toyo, la Ciudad Deportiva del Juan Rojas y el centro de salud junto a la Rambla que descongestione el servicio de Urgencias de Torrecárdenas, por no hablar de aquéllas que entraron en vía muerta, como el propio edificio del 18 de julio (foto siguiente), el centro Polivalente de El Toyo, su área comercial y los locales de la Plaza del Mar.



Comunicaciones.

Por uno u otro motivos, incluso los proyectos más avanzados se encuentran paralizados en el mejor de los casos y, en el peor, en vías de reconsideración. Es el caso de los accesos al puerto desde Bayyana. El subsecretario de Fomento, el almeriense Jesús Miranda Hita, así lo anunciaba en su visita el pasado mes de julio. El ministerio está replanteándose el segundo tramo de los accesos a Pescadería que contempla soterrar la vía antes de la rotonda y prolongar el túnel hasta la avenida del Mar con el objeto de descongestionar el barrio del abundante tráfico que padece y dignificar así la entrada a Almería por esta zona con un bulevar que enlace con el Parque Nicolás Salmerón. Según el representante gubernamental, la actuación planteada obligaría a desviar dos cuencas hidrográficas y el impacto ambiental puede resultar «inviable».

El caso es que el anuncio del soterramiento de la Vía Parque se realizó en octubre de 2007, después de que la Dirección General de Carreteras terminara la redacción del proyecto. Dos años después, el ministerio debe reconsiderar la obra.


Poco se sabe, por otra parte, del enlace de la A-92 con la A-7 en Viator (foto anterior), cuya redacción se contrató en mayo de 2007; y tampoco se han terminado las obras de la vía que unirá esta localidad con La Cañada de San Urbano.

Del soterramiento de las vías del tren a su paso por la capital se viene hablando durante años y aunque ahora parece haber entrado en vía rápida quedan aún muchos trámites que cumplir hasta la concreción de los plazos de ejecución.

En torno a una década lleva la sociedad almeriense oyendo hablar del proyecto puerto-ciudad que recupere el recinto portuario para la ciudadanía. Hace apenas unas semanas, se constituía una comisión técnica integrada por la Autoridad Portuaria, el Ayuntamiento de Almería y la Junta de Andalucía, encargada de planificar la apertura a los almerienses de los terrenos portuarios situados entre el Muelle de Levante -donde se erige la torre de Salvamento Marítimo- y el rompeolas de San Miguel, aunque lo hacían sin previsión de plazos y, oficialmente, sin proyecto en el que basarse.

No es la primera vez que se parte de cero en este asunto aunque sería deseable que fuese la última. Y es que, en enero de 2008, es decir, hace exactamente dos años, la Autoridad Portuaria y la Fundación Bahía Almeriport celebraban un seminario encaminado a crear un proyecto de consenso que también era considerado el punto de partida de la iniciativa para integrar el puerto en la ciudad. Y, a partir de ahí, nada de nada.

Otra de las asignaturas pendientes sigue siendo el Cable Inglés. La consejera de Cultura, Rosa Torres, anunciaba en julio pasado que la eterna espera para ver obras en el cargadero del mineral iba a concluir de inmediato. Finales de 2009 ó primeros días de 2010 era la fecha marcada para el inicio de la actuación de consolidación previa a la puesta en valor del monumento declarado Bien de Interés Cultural. La Junta ha presupuestado una primera partida, pero el proyecto no ha salido aún a licitación y el inicio de la ejecución no se perfila, por tanto, para comienzos de año.


Varias décadas llevan los vecinos del Cerro de San Cristóbal (foto anterior) esperando el plan especial de reforma interior que pretende dar a la zona el esplendor que merece dada su privilegiada situación sobre la ciudad. Los primeros pasos han tardado en darse y aunque, administrativamente, el proyecto ha echado a andar, aún quedan demasiados escalones que superar antes de que sea realidad.

Uno de los proyectos muy necesarios en la capital que sí tenía fecha era el hospital materno-infantil. La primera piedra debía haberse colocado en el primer semestre de 2009. En febrero del año anterior, el Boletín Oficial del Estado publicaba la contratación del proyecto, valorado en 27 millones. La construcción se realizaría en un plazo de 36 meses, por lo que el complejo hospitalario que ayudaría a descongestionar Torrecárdenas y ofrecería una atención sanitaria más especializada a los almerienses estaría operativo en 2011. Pues bien, hace dos meses, el delegado provincial de Salud aseguraba en respuesta a unas críticas del Partido Popular, que el futuro hospital materno-infantil «empezará la licitación a primeros de año» de manera que «para el primer semestre» de 2010 «puedan comenzar las obras».

Salud y justicia

En el aire está otro de los proyectos que ayudarían a descongestionar Torrecárdenas y, en concreto, su servicio de Urgencias. El centro de salud planteado por la Junta de Andalucía en el solar del 18 de Julio se mantiene a la espera de que el Gobierno andaluz y el Ayuntamiento lleguen finalmente a un entendimiento respecto a su cesión y uso compartido. Y en cuanto al Hospital Provincial (foto siguiente), tras su cierre en enero de 2005, la Junta prometió ponerlo en servicio en 2006.


La apertura de la Ciudad de la Justicia está prevista para este año. Sin embargo, y a pesar de la demora, abrirá las puertas con falta de espacio. No todos los juzgados tendrán cabida bajo el mismo techo y la intención de la Junta es que los órganos relacionados con el ámbito penal se trasladen a este nuevo edificio y que, en Oliveros, se queden los juzgados de lo civil.

A nivel municipal, la urbanización de El Toyo representa el colmo de los despropósitos. Los proyectos del Gobierno local, sujetos a la iniciativa privada, han llevado a la zona a reunir el mayor número de sueños incumplidos. Los locales de la Plaza del Mar, el centro Polivalente, la parcela comercial o el centro de alto rendimiento de deportistas de elite y servicios complementarios tienen el visto bueno municipal pero ha faltado implicación empresarial.

Tampoco ha avanzado la Ciudad Deportiva de la UD Almería en el Juan Rojas, a pesar de los parabienes del Ayuntamiento.

La apuesta municipal por otros tantos proyectos no atraviesan su mejor momento. Es el caso del nuevo Plan General de Ordenación Urbana que después de cuatro años de tramitación debe empezar de cero al haber recibido un veredicto negativo en la totalidad de los informes a los que se ha sometido. Tampoco terminan de arrancar los microbuses anunciados por el Ayuntamiento para finales de 2008. Su inclusión dentro del Plan Urban ha retrasado su puesta en marcha aunque el estudio de tráfico está ultimado y los vehículos en las cocheras desde abril del año pasado.

Del Cuartel de la Misericordia y su recuperación para la ciudad nada se ha vuelto a saber tras el primer contacto con su propietario, el Ministerio de Defensa; y el soterramiento de la carretera de Ronda (foto siguiente), uno de los grandes proyectos para esta Corporación, ha quedado cancelado hasta el siguiente mandato.


Aunque el mayor paso atrás del Gobierno local ha sido el aplazamiento del palacio de congresos. Un proyecto valorado en unos 40 millones de euros que tras años de negociaciones con el arquitecto británico Norman Foster ha quedado a buen recaudo en el baúl de los recuerdos, no sin haber dejado tras de sí ríos de tinta.

Una lista, en definitiva, que parece no tener fin, y a pesar de la cual la ciudad continúa avanzando aunque no sea al ritmo que debiera.
 
Ya sé que el texto es demasiado largo... La noticia es demasiado larga y no merece ningún tipo de resumen. Como ya comenté en el post "Promesas para 2010" estamos un poco (bastante) hartos, y ya es hora de alzar la voz y cambiar nuestra actitud que no es otra que esa que he usado como título del presente post. El blog "¿Por qué dejé de ser andalucista?" nació precisamente para esto. Es hora de luchar.

viernes, 8 de enero de 2010

LOS ÁRBITROS EXISTEN

Si bien, la representación almeriense en el mundo del fútbol no es especialmente grande: la Unión Deportiva Almería y el sevillista Diego Capel copan la atención de los aficionados al balompié en esta provincia. Pero, ¿y los árbitros?

DAVID FERNÁNDEZ BORBALÁN es un colegiado natural de Almería que lleva pitando partidos de primera división desde 2004.


No ha podido comenzar mejor el año 2010 para Fernández Borbalán, ya que ayer fue designado por la Real Federación Española como árbitro internacional. De esta manera, el almeriense se ha convertido en el primer trencilla de la provincia que alcanza este puesto, ya que Juan Andújar Oliver se quedó a las puertas de la internacionalidad en la década de los noventa.

Una vez que ha alcanzado la internacionalidad, a David Fernández Borbalán sólo le falta un sueño por cumplir. De los noventa y un partidos que ha arbitrado en la cumbre, nunca ha pitado un Clásico de Liga. Aunque sí que lo ha hecho por separado, todavía no ha podido impartir justicia en un Real Madrid-Fútbol Club Barcelona. Como es obvio, no puede pitar partidos ni del Almería ni de equipos andaluces, puesto que pertenece a este colegio.


A sus 36 años, Borbalán siempre es el primero en apuntarse a cualquier acontecimiento deportivo en Almería (corrió la I San Silvestre) y es habitual verlo arbitrando partidos de los equipos canteranos de la provincia. Sin duda, la internacionalidad de David Fernández Borbalán es un hito para el fútbol almeriense.

Porque los árbitros también existen.

jueves, 7 de enero de 2010

MUERE MANUEL FALCES

Almería y el mundo de la fotografía está de luto. Manuel Falces falleció ayer (6 de enero) a las 16:00 horas en la UCI del hospital Torrecárdenas, donde había sido ingresado de urgencia el martes por la noche, debido a que había empeorado su estado de salud.


Con él se va el gran impulsor de lo que hoy es el Centro Andaluz de la Fotografía (CAF) -que fundó y dirigió desde 1992 hasta 2005- y quedarán muchos proyectos inacabados. "En este momento estábamos ultimando una exposición titulada El verso se hizo carne y aunque Manuel ya no esté yo voy a seguir con el proyecto. También estaba muy interesado en continuar con la exposición de Valente", afirmó su viuda Matilde Sánchez.

Manuel Falces nació en Almería en 1952. Impartió clases de técnica y estética de la fotografía en la Facultad de Ciencias de la Información en la Universidad Complutense de Madrid. Creó Almediterránea con el Proyecto Imagina lo que luego daría paso al Centro Andaluz de la Fotografía. Participó en la Exposición Mundial de Fotografía de Colonia de 1976 como representante de la revista Nueva Lente. Expuso en el Museo Internacional de la Fotografía de Rochester, el Museo Español de Arte Contemporáneo y el Museo Nacional del Centro de Arte Reina Sofía.

Su interés se centró en la fotografía de arquitectura, la digitalización de imágenes y el fotomontaje. Participó en la exposición de los IX Encuentros de la Fotografía de Montpellier. Pentax lo eligió para representar a España en el programa de difusión de autores de la CEE.

Publicó diversos libros de fotografías entre los que destacan Cabo de Gata: la memoria y la luz (1992), Las ínsulas extrañas: lugares audaces de Juan de la Cruz (1993) y Para siempre: la sombra (1998), contando estos tres libros con poemas de otro gran apasionado de Almería como lo fue José Ángel Valente.

Falces ha sido un fotógrafo de prestigio internacional. Sus fotografías se han expuesto en medio mundo. Hombre incansable y luchador siempre tuvo las ideas muy claras y fue una persona que vivió para la fotografía.

Vio cumplido un sueño, recibir el escudo de oro de la ciudad de Almería, pero la calle que lleva su nombre se inaugurará sin su presencia.

domingo, 3 de enero de 2010

PROMESAS PARA 2010

Me gustaría haber titulado esta entrada como "estamos hasta la polla", y con perdón... Pero es cierto.

Doce meses después de los primeros días de 2009, los periódicos almerienses vuelven a hablar de los compromisos del Gobierno con la provincia, principalmente en materia de infraestructuras. Los titulares no solo se repiten si no que, además, se inflan con nuevas promesas (no menos necesarias) que hacen que "las asignaturas pendientes" (como reza hoy El Almería Actualidad) sean demasiadas como para que Fomento apruebe en Almería.

Estamos un poquillo hartos, pero saquemos un mínimo de esperanza para ver alguno de estos proyectos terminados:

- El soterramiento de las vías del tren a su paso por la capital (la sociedad que lo gestionará será fundada en marzo).

- El inicio de los vuelos con Sevilla previsto para el 15 de enero (gestión que ha encomendado a la Junta de Andalucía).


- El análisis de todas las alegaciones del estudio informativo del AVE a Granada del que nacerá el trazado definitivo.

- El inicio de obras de los nuevos accesos al Puerto por Pescadería.


- La inclusión de la conexión de Alta Velocidad entre Almería y Algeciras como un proyecto prioritario en el marco de la Red de Transportes Transeuropea.
 
- El impulso a todos los tramos del AVE a Murcia que se irán adjudicando en cascada en los próximos meses.


- El enlace de la A-7 y A-92 con la capital.

- La ampliación del Puerto de Carboneras.


- La conclusión de todos los tramos de la autovía que conectará Adra con Nerja.

- La rehabilitación del Cable Inglés.

Echo de menos alguna alusión a la red de tranvías y alguna nueva propuesta para la inacabada variante de Roquetas de la Autovía del Mediterráneo. Pero la lista ya es demasiado larga...

sábado, 2 de enero de 2010

NIEVES NAVARRO. LA REINA DEL EROTISMO EN LOS '70


Nieves Navarro García nació en Almería el 11 de abril de 1938. Tras pasar su infancia y adolescencia en estas tierras, se trasladó a Madrid donde comenzó a trabajar como modelo publicitaria y de moda. Su espléndida figura y dotes interpretativas no pasaron desapercibidas para los responsables del departamento de realización de TVE, por lo que poco más tarde le ofrecieron un programa en Prado del Rey. Fue una efímera aventura.

Los primeros trabajos de Nieves Navarro en el cine tuvieron lugar en los espagueti western que se rodaban asiduamente en Almería durante la década de los años sesenta y hasta el inicio de los ochenta. Debutó en el cine con la película Toto de Arabia en 1964 a la que siguió Una pistola para Ringo.

Durante el rodaje de una de estas películas en los poblados de Tabernas conoció al que sería  su marido, el productor y director Luciano Ercoli. Después de aquello, se trasladó a Italia donde desarrolló casi toda su carrera cinematográfica que derivó hacia el cine erótico y el giallo. Bajo el seudónimo de Susan Scott, la actriz almeriense destacó como una gran estrella del género con grandes éxitos como la saga de Emanuelle.


A lo largo de su dilatada carrera profesional alternó junto a interpretes como Lee Van Cleef, Vittorio Gasman, Giulianno Gemma, Fernando Sancho, Simón Andreu y Yul Brinner, entre otros. En la España de los ochenta protagonizó diversas películas del destape junto a los actores y actrices del momento.