jueves, 11 de febrero de 2010

MUY BIEN

Si algo estoy envidiando de Bulgaria, el país que me acoge en mi periplo como becario del Servicio de Voluntariado Europeo, son las enormes e interminables áreas peatonales con las que cuentan sus ciudades. Urbes que no llegan ni a los 150.000 habitantes, como Pleven o Ruse, podrían ser un gran modelo de habitabilidad, curiosamente, desde un país del segundo mundo.

Plovdiv (Bulgaria): todo un modelo de centro peatonalizado.

Almería, rozando los 200.000 habitantes, se está subiendo poco a poco a este modelo, y desde 2005 hasta hoy han sido peatonalizadas o semipeatonalizadas hasta 27 calles del centro de la ciudad. Un proyecto por el cual hay que darle la enhorabuena al consistorio almeriense y apoyar a que siga desarrollando. Se trata de una serie de obras de poco coste económico y, a la vez, muchos beneficios para la actividad comercial y administrativa de las zonas favorecidas. Aunque todavía hay que pagar el precio de la concienciación social.

La semipeatonalización ha sido la medida adoptada en algunas calles imposibles de cerrar al tráfico, puesto que aún existen garajes en la zona. Así se hizo con la calle Navarro Rodrigo, y así se hará con Ricardos, La Unión, Padre Luque, Antonio González Egea, Guzmán, Doctor Gómez Ulla, San Pedro, Bordiú y Sócrates.

Calle Navarro Rodrigo "semi" peatonalizada.

También está pendiente la peatonalización de las calles entre Puerta Purchena y Plaza Pavía, lo cual revitalizará el centro histórico de la ciudad el cual, desde los años '70 hasta hoy, ha ido perdiendo su dinamismo en favor del Paseo de Almería y sus calles colindantes. Entre dichas calles está Reyes Católicos: sin duda alguna, una de las actuaciones más celebradas, pues, desde que se cerró el tráfico rodado, el volumen de transehuntes ha ido en aumento en esta zona colmada de establecimientos comerciales. No en vano, la intención ha sido ganar el máximo espacio posible en el área comprendida entre el Mercado Central y la plaza Circular.

Calle Reyes Católicos.

Como ya se ha apuntado, el casco antiguo de la ciudad es la verdadera asignatura pendiente del ayuntamiento desde hace varios años. A través del Plan Urban, se pretende abrir al peatón las calles incluídas en el eje formado por la Puerta de Purchena, plaza de la Constitución, Ermita de San Antón y la Plaza Pavía, incluyendo la renovación del acerado de la calle de Las Tiendas, así como el de la iglesia de San Juan.

Que esto no pare.

No hay comentarios:

Publicar un comentario